Namco Bandai está de vuelta con Tekken 7, la séptima entrega numerada de la saga, que viene para que nos demos de tortas con nuestros amigos o otros usuarios online. Get Ready for the next Battle!

Se ha hecho de rogar, pero por fin tenemos entre nosotros la nueva entrega de la franquicia Tekken. Esta licencia es, quizás, una de las más queridas por los fans dentro del género de lucha, y es que el producto de Namco Bandai se ha labrado un nombre en esto de darse tortas en las arenas o “ring” digitales. Tras ocho largos años, el Rey del Puño de Hierro regresa para poner fin a uno de los conflictos más nombrados dentro del sector, el que concierne a la familia Mishima, y más concretamente a Heihachi y Kazuya Mishima.

Desde el año 2009 no recibimos una entrega numerada de la saga, y aunque Tekken Tag Torunament 2 fue un muy buen título para muchos, para otros no cumplió con lo que se esperaba de él. Así pues, recibimos con las manos abiertas, la que es la séptima entrega numerada en un año que viene cargado en el género de lucha. Arc System ha lanzado Guilty Gear XRD Rev 2, NetherRealm Studios ha deslumbrado con su maravilloso Injustice 2 y para finales de año Capcom regresará con Marvel VS Capcom Infinite. Estas son las entregas más destacadas del género, y aunque seguramente nos dejemos alguna, este año es un gran año para los aficionados de la lucha, como decíamos.

Bandai Namco lo tenía complicado para lograr superar las anteriores entregas con Tekken 7, sin embargo todo parece indicar que estamos ante un muy buen título de lucha, pero que peca en ciertos aspectos, los cuales le arrebatan la calificación de excelente. Vamos a ver todos estos detalles y elementos, en su análisis al completo.

Tekken 7 es en sí una adaptación de Tekken 7: Fated Retribution, una versión del juego para máquinas recreativas y arcade lanzada en julio del año 2016 en Japón. Este modo arcade se mantiene en cierto modo en la versión final, al cual se añade un modo historia, historias independientes de personajes y un modo de desafíos o retos, entre otras características que vamos a ir desgranando una a una.

Katshuhiro Harada no bromeaba cuando decía que la historia de este Tekken iba a suponer un punto y final, además de una inflexión en el argumento principal de la saga. Los acontecimientos de esta entrega nos sitúan poco después de lo sucedido en Tekken 6. Jin Kazama sigue en paradero desconocido y Heihachi Mishima vuelve a tomar el protagonismo para tratar de terminar con la hegemonía de la Corporación G y Kazuya Mishima, su hijo. No obstante, esa premisa se ve ampliada con cierta información confidencial acerca de la familia Mishima y una maldición alrededor de ella. En resumir las cuentas, encontraremos una historia familiar en la que se confrontarán constantemente padre e hijo con el fin de acabar con todas sus diferencias. A esta fórmula tenemos que añadirle la aparición estelar de Azuma, personaje procedente de Street Fighter que tiene una incorporación y participación soberbia.

El modo historia tiene sus momentos de luz y sus momentos no tan brillantes, por así decirlo. El desarrollo de esta modalidad es un tanto irregular, además su planteamiento por episodios con cinemáticas entre medio hace que la participación del jugador sea un tanto intermitente, aunque tiene momentos bastante memorables. Por lo general, no es una mala historia, pero peca de ser previsible y poco profunda. La participación de todos los personajes en esta ha sido bien medida, e incluso aquellos luchadores del plantel que no aparecen tienen sus propias historietas independientes.

Por otra parte, tenemos el modo arcade, el cual sería el eje principal o base de la entrega debido a su procedencia. Esta modalidad como comentábamos es tal cual han tenido la suerte de disfrutar en el país del sol naciente durante estos dos últimos años. En él podremos batirnos en duelo contra una serie de personajes en distintas rondas, culminando las refriegas con una batalla final bastante épica y espectacular. Esta opción es, quizás, la más dinámica y ligera de jugar. Gracias a ella obtendremos una serie de recompensas en forma de monedas del juego para ir desbloqueando toda una serie de objetos cosméticos para nuestros personajes.  Además, tendremos la posibilidad de comprar con ciertas cantidades de monedas las introducciones en vídeo de todas y cada una de las entregas de la franquicia Tekken, característica que sin duda apela a los más nostálgicos de la saga.

El título cuenta con una gran cantidad de accesorios y elementos personalizables para nuestros luchadores. En este sentido, Tekken 7 parece la experiencia más personalizable de la licencia, quedándose bien cerca del sobresaliente Tekken Tag Tournament 2. Sin embargo, esta última entrega se queda algo corta con la comparada anteriormente, puesto que echamos en falta algún que otro modo de juego más. Este séptimo episodio  tiene el contenido justo para entretenernos si queremos jugar de forma solitaria, y esto es debido a que quizás se hayan centrado más en su faceta online, pensando claramente en enfocar el juego hacia los e-Sports.

Dejando a un lado las modalidades de juego, podemos adentrarnos en otros terrenos como la jugabilidad. En este apartado encontramos las diferencias o novedades más notables de esta nueva entrega, donde hemos visto que ha desaparecido el sistema Tag en pos de una nueva mecánica.

Uno de los principales añadidos es el sistema Rage Art, el cual no es otra cosa que un movimiento especial que ejecutaremos al estar en modo Rage. El modo Rage normalmente se activa cuando el rival nos ha infringido una gran cantidad de daño y estamos en clara desventaja, es en ese momento cuando a través de un botón o una serie de combinaciones podemos activar esta habilidad. Cada personaje tiene su propio Rage Art, y obviamente su combinación de botones para activarla, lo que hace que se tengan que aprender a usar todos y cada uno de los personajes por separado. Por otra parte, tenemos otro tipo de ataques que también se hacen valer del modo Rage. Estos serían el golpe Power Crush, un movimiento que absorbe una porción de la barra de vida del contrincante, y los Rage Drive. Todos estos ataques son combinables entre sí, de hecho, si lo hacemos o tenemos conocimiento suficiente para sacarle partido, tendremos una clara ventaja en los combate.

Los movimientos Rage son muy espectaculares y la gran mayoría de ellos cuentan con unas animaciones muy bien trabajadas. No obstante, el modo Rage se puede usar de otra forma, ya que en ese estado nuestros ataques y combinaciones ejercerán un mayor daño a nuestro rival, aunque su duración es obviamente limitada. Como veis estos añadidos son muy interesantes y el aprendizaje de estos es vital para saber desenvolverse en Tekken. Por ello, habrá jugadores que ya tengan callo en el juego, pero por lo general tendremos que dedicarle horas para asimilar todas estas nuevas mecánicas.

Para acabar con las novedades y el sistema de combate de esta entrega, nos gustaría tratar una nueva característica, la cual puede parecer una pijada, pero sin duda entendemos su incorporación. Se trata de la ralentización y zoom de la cámara en momentos clave de la pelea. Esta opción se activa cuando ambos luchadores se van a asestar un golpe al mismo tiempo, lo que provocará dicha acción y hará que nos centremos en ese momento de tensión. Esta opción es la primera vez que se ve en la saga, y lo cierto es que aporta mucha espectacularidad a los enfrentamientos, además de incertidumbre, ya que no sabremos si atinamos el golpe hasta el último momento. Además, esta característica también se ha añadido a los great, los cuales, si hacemos memoria, se activan cuando un jugador le resta el 5% de vida y gana el combate con el golpe final.

Tekken 7 ha sido desarrollado con mucho mimo, cabeza y determinación. Una prueba de ello es la incorporación de Azuma al plantel de luchadores, la cual mantiene la esencia jugable de Street Fighter y se adapta de una manera asombrosa al estilo de Tekken. Además, ningún aspecto del juego se ha dejado descuidado, sobre todo en su jugabilidad, ya que la versión arcade lleva dos años en el mercado y se ha ido puliendo a medida que se ha ido desarrollando.

El plantel de personajes de Tekken 7 cuenta con un total de 37 personajes, entre los cuales encontramos a la familia Mishima, caras conocidas y otras incorporaciones nuevas. No obstante, se han echado en falta la presencia de otros combatientes como Christie Montero o el polémico Roger Jr. Se trata de un buen roster de personajes, aunque quizás se hace un poco escaso a poco que juguemos.

En cuanto al apartado técnico del juego, nos encontramos con claros y oscuros. Nos explicamos, el título hace uso del motor Unreal Engine 4, gracias al cual logra un buen acabado visual, aunque no destaca por encima de otros referentes del género como Injustice 2. Los modelados de los personajes destacan por encima de los detalles de los escenarios (hay una doce de ellos disponibles), ya que estos últimos a veces parecen perder nitidez y calidad al estar en un segundo plano. Ya que hemos citado Injustice 2, también cabe destacar el tiempo de carga entre partidas de Tekken 7, los cuales son un auténtico calvario y bastante largos, mientras que en el título de NetherRealm Studios es algo anecdótico. Por otra parte, también estaría el aspecto del rendimiento, el cual parece bajar en algunas ocasiones provocando algún que otro tirón en los combates.

Haciendo referencia al apartado sonoro, estamos ante una característica marca de la casa. En este sentido, nos encontramos con temas bastante cañeros y con ritmo que aportan a los combates o enfrentamientos la dosis de énfasis que le hacen falta, podría ser mejor pero cumple con creces. Por último, tendríamos el tema del doblaje, el cual cuenta con una gran calidad a pesar de mantener el audio en inglés. Nosotros tenemos que conformarnos con unos minúsculos subtítulos en castellano.

Antes de finalizar el análisis nos gustaría tocar el último aspecto importante del juego. De hecho, uno de los más importantes, ya que creemos que Namco Bandai se ha volcado en él. Se trata del modo online de Tekken 7. Este presenta algunos errores que emborronan la experiencia multijugador, al menos desde nuestro punto de vista y lo que hemos podido probar. El hecho es que la búsqueda de partida se demora demasiado, y además cuando por fin encuentra una es algo frustrante encontrarte que el rival tiene mayor nivel que nosotros. Algunas de estas incidencias ya se están arreglando, por ejemplo, ya han eliminado las estadísticas de combate de la tarjeta de presentación del jugador, por lo que ya no hay tantos abandonos prematuros.

Puntuación
Gráficos
85 %
Sonido
80 %
Jugabilidad
90 %
Duración/Diversión
90 %
Compartir
Artículo anteriorLawbreakers podría salir también en Xbox One
Artículo siguienteGameplay extenso de Strange Brigade
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

1 Comentario

  1. Respecto al SONIDO, la opcion rocola es inedita en la saga y permite personalizar completamente y guardar diversas listas de reproduccion con TODAS las melodias desde el 1 hasta la fecha, versiones arcade y consola….yo no se si se dieron cuenta de ello, pues sobresale en sonido, no merece un “8”…..O en que otro juego de su categoria existe esa opcion???

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here