Salva a tus amigos del malévolo doctor Ink y compite por el mejor tiempo contra todos los jugadores del planeta.

Splasher nace de la pasión de Roman Claude, un ex-empleado de Ubisoft que participó en la creación de Rayman Origins y Rayman Legends. Decidió lanzarse a desarrollar juegos indie que ofreciesen una gran dificultad pero con nuevas mecánicas y especialmente enfocados al speedrunning.

Su grupo de desarrollo está formado por profesionales con una amplia experiencia en la industria de los videojuegos y gracias a ello podemos disfrutar de esta maravilosa aventura, que nos hará pasar horas de diversión en escenarios realmente atractivos y con una dificultad bastante asequible.

Eres un Splasher, un especialista de la ciencia y tecnología que trabaja en Inkorp para la construcción de nuevos productos. Un día descubres a tu jefe, el doctor Ink, haciendo experimentos con uno de sus empleados y ves cómo lo transforma en un monstruo agresivo, al ser descubierto, decides huir utilizando tu cañón de agua y así empieza tu aventura hacia la libertad, en esta fábrica que despliega todo su potencial para impedir que escapes del doctor Ink.

Splasher-speedrunner

Gracias a los años de experiencia con chorros de tinta, hemos desarrollado una gran puntería y sabemos utilizar varios tipos de tinta que nos ayudarán a superar cualquier obstáculo que nos encontremos en el camino gracias a sus propiedades especiales.

Según vayamos avanzando, descubriremos nuevos artefactos que harán más difícil que escapemos de la corporación en busca de ayuda, láseres mortales, láseres con temporizador, enemigos que nos disparan ácido y una arquitectura más típica de un psicópata que de una fábrica de tintas, estas serán nuestras principales barreras a la hora de escapar.

La historia

Aunque su historia es un poco simple, tiene unas animaciones muy bien desarrolladas que le dan un aspecto parecido al de las series de animación, se desarrolla sin utilizar textos para contarnos lo que sucede, porque salta a la vista lo que ocurre y se divide en varios episodios, que iremos descubriendo a medida que avanzamos por los pasillos de la fábrica.

El héroe que manejamos, es todo un atleta puede realizar saltos increíbles, con la ayuda de nuestra puntería y reflejos, podrá superar niveles con una dificultad endiablada en la que podemos ser engullidos por una masa viscosa que cubrirá el escenario o ser atacados por diversos enemigos mientras esquivamos las trampas del escenario.

Dispara, esquiva, rebota.

Esta fábrica es una trampa mortal, ácido por todas partes, sierras que impiden el paso y láseres que te cortarán en pedacitos. ¿Cómo puedo superar esto?

Usar el poder de las tintas es mi única opción, pero necesito conseguir los botes especiales para recargar mi cañón de tinta si quiero salir vivo de aquí. Empiezo huyendo a pie y sin botes de recarga, esto es bastante sencillo pero más adelante necesitaré el bote rojo para superar las barreras que me encontraré por el camino, tengo que avanzar hasta la sala donde se guarda la pintura roja, sólo así puedo escapar.

Después de un gran trecho recorrido con el chorro de tinta rojo, me doy cuenta de que necesito la tinta naranja, que me permitirá rebotar y hacer saltos más grandes, será peligroso, pero es necesario para las zonas más difíciles de esta fábrica, asi que me armo de valor y voy a por ello.

A lo largo del camino me he encontrado a muchos compañeros y los he ido rescatando, sería muy egoísta de mi parte huir sin salvar a mis amigos y no me importa el tiempo si puedo ayudarles. Lo malo es que para conseguirlo debo enfrentarme a monstruos y máquinas que intentarán impedirme el paso. Esto de ser un héroe, es agotador.

¿Puertas cerradas? Necesito ayuda, mejor vuelvo a por algunos compañeros para que me ayuden a desbloquear las puertas  que hay en la recepción. Esos números que hay en las puertas parece que indican cuantos compañeros hacen falta para poder abrirlas y seguir huyendo. Nunca me di cuenta de ese detalle hasta ahora.

Hay tres tipos de chorro y cada uno cumple con diferentes efectos en el escenario y en los enemigos.

  • El agua: Sirve para limpiar las zonas infectadas, eliminar tinta de las paredes y techos, pero tambien es muy útil contra los enemigos más pequeñosactivar dispositivos a larga distancia como elevadores, plataformas o puertas mecánicas.
  • La tinta roja: Esta masa pegajosa, siempre se me pega en los pies, seguro que me permitirá caminar por el techo y las paredes, pero también se puede utilizar contra los enemigos para que no me ataquen, ni me hagan daño.
  • La tinta Naranja: Permite rebotar por el escenario y saltar mucho más lejos. Esta tinta además puede empujar a cualquier enemigo sin importar su tamaño y puede utilizarse como trampa si queremos provocar que un enemigo salte en determinados puntos de la pantalla para lanzarlo al ácido o los discos de corte.

¿Eres un héroe o un egoísta?

Hay 2 maneras de jugar al juego, huir liberando a nuestros amigos por el camino o escapar de manera egoísta que básicamente se trata del modo contra-reloj y que marcará nuestro tiempo en la esquina de la pantalla, pero no desbloqueará los niveles superados, ya que estos requieren que liberemos a los Splashers para desbloquear las puertas que nos llevarán a los niveles directamente, algunas veces será bueno repetir algún nivel para acumular compañeros liberados (hasta 154 en total).

Cuenta con 22 niveles divididos en varios puntos de control y en cada uno de ellos podemos salvar a varios compañeros para desbloquear al final del nivel el compañero dorado (si hemos acumulado 700 puntos) limpiando la zona.

Los niveles, están desarrollados de manera que al principio tienen una dificultad contenida, esto quiere decir que nos presentan desafíos pero si te desplazas a través de la tinta roja por las paredes o el techo, no se cubrirá de rojo en las zonas metálicas por lo que no llegas a tocar las cuchillas y me parece bien para los 3 primeros niveles pero debería permitir que alcances a las cuchillas para que represente un reto mayor y alargar así la experiencia.

Cada compañero liberado se representa con una letra y esto sirve para saber en qué parte nos hemos olvidado a uno de ellos o no lo hemos visto mientras huíamos. Nuestros amigos pueden estar encerrados en jaulas, pegados con tinta roja al techo o en habitaciones aisladas a las que accederemos a través de los vórtices.

Viajando hacia lo desconocido.

He encontrado misteriosos portales a lo largo de la aventura y al adentrarme en ellos, me teletransportaban a habitaciones llenas de enemigos que intentaban acabar conmigo, estos portales son peligrosos pero muy divertidos y siempre encuentros algún amigo que puedo liberar para que me ayude a huir.

Los portales se merecen una mención aparte porque añaden longevidad al título y retos interesantes, son mini batallas contra enemigos en habitaciones cerradas y generalmente son fáciles de superar tras  unos intentos, en los últimos niveles te pueden hacer sufrir un poco pero sirven para cambiar el ritmo del juego y darle variedad a la partida.

En cada portal encontrarás a un compañero que será liberado cuando acabes con todos los enemigos, esto ayudará a que desbloquees puertas en el modo normal.

Mi favorito es uno que mezcla láseres por toda la pantalla y te obliga a calcular la velocidad con la que te mueves para que no te alcancen los láseres.

¡Vaya pasada!

Nunca me fijé en lo hermoso que es este lugar, a pesar de los peligros que contiene, está tan lleno de detalles, no sé si es la nostalgia o mi amor por la ciencia ficción, pero parece un laboratorio gigantesco bajo el mar, en las nubes, es todo tan extraño. Lo malo es que no tengo tiempo para sacar fotos y enseñarles a mis amigos lo colorido que es este lugar y las máquinas tan imponentes con las que trabajaba hasta ahora.

agua fondo SPLASHER

En el apartado visual me ha gustado mucho por el aspecto cartoon y el personaje que contrastan perfectamente con el fondo del escenario. La introducción me encanta y todo luce muy bien, si te vas fijando en los detalles de diseño verás que tiene mucho potencial en segundo plano y que hay mucho esfuerzo volcado en este proyecto.

Al entrar en la sala de selección nos encontramos con un robot rellenando documentos con sus 4 brazos mecánicos, algo muy gracioso por el énfasis que pone en su trabajo y que además nos habla si tocamos el timbre.

Desde la pantalla de selección podemos acceder a los niveles desbloqueados o al modo running egoísta en el que no encontrarás amigos a los que rescatar y consistirá en una carrera contra-reloj para pasarte el juego completo.

Lanzar chorros de color contra paredes, objetos y enemigos es una sensación maravillosa de control sobre el escenario para ayudarnos a superar las pruebas, lo que falla en este caso es que no han destacado todo el arte que se utiliza de fondo en los escenarios donde encontramos diseños maravillosos que quedan en segundo plano y podrían tener mayor protagonismo dándoles más color.

Esos elementos de fondo podrían haber servido como objetos principales que hiciesen más vistoso algunos escenarios que se vuelven repetitivos por los objetos en primer plano. Esto no significa que no me guste su diseño, sino que hay mucho material que hubiese mejorado la impresión visual.

Los controles

Splasher te exige mucho control a partir del nivel 12, los primeros niveles parecen demasiado fáciles por el hecho de que la pintura roja no llega a tocar la parte peligrosa de los discos y por lo tanto es difícil que estos nos eliminen.

He notado cierta dificultad para lanzar chorros en ángulo, poner el stick a 45º y que dispare antes de caerme, algo que te obliga a ir dando toquecitos hasta acertar con la parte a la que quieres disparar. La solución a este problema era saltar y disparar, ya que el juego tiene auto-apuntado y facilita la tarea de eliminar a los enemigos mientras corres.

El auto apuntado está bien para que lo jueguen los pequeños de la casa pero a mí, me resulta otra forma de contener la dificultad como sucede con las sierras circulares y la tinta roja que no nos permite tocar esas sierras circulares.

Cuenta con 22 niveles pero al tener estas facilidades para el jugador, provoca que se queden cortos si estás acostumbrado a speedruns difíciles y no esperas que tengan compasión, por otro lado si eres de los que se cansan de morir muchas veces en los videojuegos, este puede que sea  un nivel de dificultad acorde al tuyo. Todo depende de la habilidad y de los gustos de cada jugador.

A mí nadie me supera

Soy un Splasher, llevo en la sangre la competición por ser el mejor y no me importa repetir algunos niveles si esto me ayuda a estar primero en el ranking mundial de velocidad. Estoy seguro de que nadie es tan rápido como yo.

El juego es muy rejugable si eres adicto a desbloquear logros como conseguir todos los splashers de oro o quieres ser el mejor del mundo, ya que tus partidas contra-reloj quedarán marcadas en el ranking mundial y podrás ver los tiempos que han conseguido jugadores de todo el mundo.

Splasher te invita a superar varios retos y si consigues salvar a 154 empleados, desbloquearás una zona especial bloqueada por un láser, justo encima del modo egoísta.

Splasher-speedrunner

Conclusiones

Si eres un amante de los speedrunning y te gustan los desafíos, disfrutarás de este videojuego durante horas. Volverás a repetir los niveles para superar tus marcas o las de tus amigos

Su manera de utilizar el entorno y su atractivo visual hacen muy especial a este título, que muestra perfectamente de lo que son capaces los diseñadores de Splasher, con una calidad más propia de la saga Rayman que de un juego indie.

Recomiendo que le deis una oportunidad, si queréis probar algo nuevo y fresco en lo que a juegos 2D se refiere.

Puntuación
Diversión
87 %
Gráficos
91 %
Duración - Dificultad
80 %
Música y sonido
80 %
Compartir
Artículo anteriorLa marca Funko ha anunciado una serie de figuras basadas en Cuphead
Artículo siguienteFirefighters Airport Fire Department llega a Xbox One
Apasionado por la informática, los videojuegos y todo lo que tenga que ver con el 3D y la programación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here