De las manos de No Goblin, una desarrolladora independiente con experiencia en juegos móviles, nos llega su próximo trabajo en Xbox One: Roundabout.

Una limusina que gira sin parar. Esa es la propuesta que el estudio No Goblin nos tiene preparada para Roundabout, un juego que contiene unas mecánicas algo particulares. Para empezar, nosotros encarnaremos a Giorgio Manos, el chófer de la alocada limusina que se verá envuelto en una trama bastante disparatada. Giorgio, pese a ser un hombre, está representada mediante una mujer, con secuencias de vídeo real que irán sucediéndose con cada principio de misión. Como no podía ser de otra manera, la mayoría de tareas consistirán en llevar a nuestros clientes de un punto a otro, sorteando todo tipo de trampas y cumpliendo tantos objetivos opcionales como podamos.

El título independiente mantiene siempre unos colores vivos, aunque los gráficos dejan bastante que desear, pese a ser un juego arcade. Tanto la limusina como todo el decorado que inundará la ciudad de Roundabout serán bastante pobres en detalles, con una reiteración abusiva de coches, peligros y demás obstáculos. Aunque visitemos localizaciones tan distintas como la playa, el puerto, la montaña o campos con cosechas, siempre nos parecerá que contienen los mismos peligros a sortear.

Si bien ese aspecto es algo negativo, no podemos decir lo mismo de las secuencias de video reales entre misiones. El chófer Giorgio, pese a no decir palabra en ningún momento, está interpretado magistralmente por una guapísima chica, y desde los primeros compases de la aventura querremos conocer más acerca de este personaje. Tampoco podemos menospreciar el papel del resto de intérpretes, cada  cual más alocado, como el mecánico, el esqueleto que nos habla y un sinfín de clichés muy bien llevados. Para mantener el carácter independiente que caracteriza a Roundabout, estos videos también están grabados de forma “amateur”, y sinceramente, casan muy bien con el juego.

roundabout img3

El apartado sonoro cumple, sin más. Las voces de los actores estarán en  un perfecto inglés, con la gran pega de que los subtítulos también están en el mismo idioma, por lo que es posible que muchos usuarios se pierdan bromas o alguna parte del hilo narrativo que rodea a Roundabout. Aunque se puede jugar perfectamente al juego sin entender nada de inglés, hay que castigar el hecho de que no venga ni tan siquiera subtitulado al español cuando muchos de los juegos arcades actuales sí que lo implementan.

El apartado jugable es la esencia y lo que da nombre a Roundabout. Lo particular de nuestra limusina es que  estará girando sobre sí misma en todo momento, por lo que será bastante fácil que impactemos con las trampas que estarán por el camino. Al tratarse además de un vehículo largo, siempre tendremos que estar atentos de que la parte delantera y trasera no choquen con ningún objeto, generando un desafío permanente con cada glorieta, árbol o coche que encontremos en nuestra ruta. Según avancemos en nuestra corta aventura (con una duración aproximada de dos horas y media) iremos aprendiendo habilidades nuevas como saltar (si, aquí las limusinas saltan), o flotar en el agua. No son cambios que modifiquen radicalmente la jugabilidad, pero al menos ofrecen algo de dinamismo a una mecánica que está en constante repetición. Una cosa que hemos echado en falta en el juego independiente es su escasa dificultad: si bien es cierto que con seis o siete golpes nuestra limusina explotará, siempre volveremos a aparecer cerca del punto donde nos mataron, eliminando de esta manera esa sensación de temor a chocar y volver a empezar la misión que tan bien le habría sentado a Roundabout.

roundabout img2

Además de la historia principal, también encontraremos una serie de desafíos por la ciudad de Roundabout. Muchos de ellos son repetidos de los vistos en las misiones principales, pero suelen salirse de la tónica habitual de llevar a un cliente del punto A al punto B. Entre estos desafíos encontramos situaciones poco comunes como segar un campo de cultivo con nuestro vehículo, esquivar el mayor tiempo posible coches que caen del cielo, o dar el máximo número de toques a un balón de futbol. Seguramente estas tareas perderían la gracia si no fuera gracias a que nuestra puntuación quedará grabada y se comparará con la de nuestros amigos, generando una competición pasiva por saber quién es el mejor en una prueba concreta.

Si esto no resulta bastante, tendremos otra serie de tareas opcionales en cada misión principal, algunas de ellas con una dificultad abrumadora. Entre estas tareas se encuentran las típicas de no chocar contra ningún objeto en todo el recorrido, o superar la ruta en el menor tiempo posible. Si esto no fuera poco, existen una serie de coleccionables repartidos por todo Roundabout e incluso podremos personalizar nuestra limusina con gorros, pinturas variadas y diferentes sonidos del claxon. Siendo esto meramente anecdótico, casi todo el peso recae en la trama, que será la razón principal por la que seguir jugando.

roundabout img1

¿Preparado para dar vueltas sin parar?

Puntuación
Gráficos
65 %
Sonido
55 %
Jugabilidad
80 %
Duración
50 %
Compartir
Artículo anteriorVelocity 2X llegará a Xbox One este verano
Artículo siguienteCompulsion Games anuncia su nuevo proyecto, We Happy Few
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here