Algo turbio ocurre en Ravensdale cuando tras descubrir una extraña sustancia sus ciudadanos comienzan a convertirse en monstruosas y agresivas criaturas que… Bueno, CÁRGATELOS A TODOS. Esto es Rogue Stormers.

 

Disparar ha sido la mecánica principal de los videojuegos desde sus primeros años de vida. Lo era con Space Invaders y lo sigue siendo con Battlefield 1. Por ello enfrentarse a juegos que colocan esa mecánica por encima de cualquier otra cosa, como Rogue Stormers, nos hace sentir confortables aún sin aportar demasiado. En el fondo no hemos cambiado nada. Y es quela jugabilidad de Rogue Stormers no se distancia demasiado de, por ejemplo, el reciente DOOM. Pero comencemos por el principio…

Una propuesta clásica

Estamos ante la obra de los alemanes Black Forest Games, editada para PC, Xbox One y PS4. Se trata de un juego con desarrollo en 2D que bebe de los clásicos run&gun de desplazamiento lateral y posibilidad de disparar en 8 direcciones. Metal Slug, Contra, Gunstar Heroes… pueden ser algunas de las referencias a tomar. El manejo con dos sticks (uno para movernos y otro para disparar en la dirección deseada) y el hecho de tener que buscar la salida en cada fase en vez de desplazarnos simplemente de izquierda a derecha son algunos de los aspectos que lo diferencian de ellos.

Con ese pie en el pasado Rogue Stormers posa el otro en tiempos más recientes. Concretamente en esa corriente de juegos tipo Rogue Legacy o Nuclear Throne, los denominados Rogue-Like. Fases generadas de forma aleatoria y distintas en cada intento, muerte permanente, mejoras que ir aplicando a nuestro personaje… Un género que proporciona decenas de horas de diversión y de incómoda adicción.

ss_e7fec3b43acd5dbdd16ac42b5ea1907122514e36-1920x1080

Desarrollo y progresión

El juego se divide en 7 fases que deberemos pasar con una sola vida con uno de los 5 héroes disponibles. Al principio solamente podremos escoger uno, pero a medida que vayamos jugando desbloquearemos el resto. Cada uno tiene un arma diferente así como con habilidades especiales y atributos individuales. A medida que vayamos jugando partidas (recordad que cada vez que morimos debemos volver a comenzar en la primera fase) iremos subiendo de nivel a nuestro personaje y con ello otorgándole mejoras permanentes. Estas mejoras se nos dan a elegir tras hacer girar una “máquina tragaperras” y van desde aumentar la potencia o la cadencia de nuestra arma a mejorar nuestra movilidad o el precio de los items durante el juego. Nuestra insistencia y el repetir niveles una y otra vez hará que nuestro personaje esté cada vez mejor preparado para afrontar el reto que supone superar el juego.

Pero si creéis que con repetir y repetir conseguiremos chetar a nuestro personaje de tal manera que Rogue Stormers se convertirá en un paseo estáis muy equivocados. La clave para superar el juego, además de nuestra habilidad, serán las mejoras aplicables solamente a cada partida. Cuando muramos estas mejoras morirán con nosotros. Tener suerte al conseguirlas en distintas zonas del mapeado, ya sea mediante cofres o pagando con oro, será básico para hacer al fin la partida soñada. Además no todas estas mejoras son accesibles en un principio, sino que tendremos que ir jugando para desbloquear las más útiles.

screenshot-original_2

Así pues los pasos para completar el juego se resumen en jugar muchas horas para mejorar a nuestro personaje, dominar nuestras habilidades y tener una pizca de suerte a la hora de obtener las mejoras en cada partida. Fácil ¿no?. NO.

Duración engañosa

En mi caso necesité sobre 17 horas para pasarme el juego con el primer personaje, aunque la partida en sí dure apenas 2 horas y media. Ese proceso de mejora y desbloqueo necesario para enfrentarnos a peligros cada vez más potentes y numerosos es la clave de este tipo de juegos. Lo ideal sería que nuestra habilidad mejorase al mismo ritmo que nuestro personaje, pero en Rogue Stormers esto no sucede. He pasado un puñado de horas en las que pasarme los primeros niveles era ya pura rutina. Pero tampoco se convertían en un trámite de pocos minutos que pasar hasta llegar al punto donde se complican las cosas. Y ahí está su problema. Es necesario en esos niveles intentar acumular mejoras y oro, para afrontar los últimos con garantías. Por ello no podremos pasarlos en “modo speed run” y debemos enfrentarnos a enemigos que ya no suponen un reto, pero sí una molestia. Estas horas de estancamiento fueron las peores del juego sin duda, y hace que me plantee si realmente el trabajo de equilibrio en el juego ha sido el correcto.

screenshot-original

La aleatoriedad a la hora de conseguir mejoras y armas secundarias es un punto fuerte, ya que hace cada partida diferente. Pero también provoca que encontrar la partida ideal sea cuestión de prueba y error hasta que en uno de estos intentos nos toque la lotería. Los escenarios por cierto también son aleatorios en cada intento, algo que se agradece pero que no está del todo bien logrado al repetirse demasiados patrones y zonas.

Otro de los problemas del juego es que sus personajes no parecen en absoluto igual de útiles. De hecho, sin haberlos mejorado a todos, me atrevería a decir que solamente dos de ellos lo son verdaderamente. Se puede tomar como que cada uno representa un nivel de dificultad, pero realmente me resulta difícil imaginar cómo podría superar el juego con alguno de estos personajes.

Modos de juego y apartado técnico

El juego nos ofrece un modo historia con 7 fases con algunas sorpresas, ya que dependiendo de lo que hagamos lucharemos contra unos jefes u otros, por ejemplo. Por desgracia y por lo que he visto, dar más de una vuelta al juego no ofrece ninguna diferencia visible. Además cuenta con multijugador hasta 4 jugadores, tanto local como online. Uno de los puntos más atractivos del juego y que en su modo local funciona estupendamente. En cambio no he conseguido jugar ni una sola partida online ya que nunca encuentra jugadores.

Técnicamente el juego cumple de sobra, con muchos elementos y enemigos en pantalla y muy contadas ralentizaciones. Aún así estas existen, especialmente cuando en las últimas fases la pantalla se convierte en un festín de disparos y explosiones. El sonido solo puedo catalogarlo como repetitivo, tanto por el machacón sonido de las armas como por la música. Temas de corte heavy metal que no están mal, pero siendo un juego en el que debemos insistir durante horas se terminan volviendo verdaderamente pesados y escasos.

ss_c1afe3ca189347b52f26e68fda2465b67463caeb-1920x1080

Rogue Stormers gustará a los fans tanto del género rogue-like como a los amantes de los run&gun más clásicos. No alcanza el sobresaliente en ninguno de sus apartados, pero es una propuesta sólida que además cuenta con el añadido de un divertidísimo multijugador local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here