Después del éxito cosechado con Riptide GP en tablets y móviles, Vector Unit da un paso más con su propuesta de velocidad y decide lanzar su segunda parte directamente en consolas de nueva generación, concretamente en Xbox One,  manteniendo esa jugabilidad tan adictiva que recoge de su predecesor.

Empezaremos el análisis de una forma tan directa como la que se propone en Riptide GP2. El título independiente nos pondrá a los mandos de una moto acuática, con la que deberemos superar los diversos campeonatos que se irán sucediendo. Y si, aunque su concepto no sea el más elaborado, y aunque la originalidad a menudo brille por su ausencia, este arcade al final consigue mantenerte enganchado gracias a una “fórmula” que mezcla carreras rápidas y subidas de nivel.

riptide img5

El modo carrera será la baza principal de Riptide GP2. Deberemos superar un total de 9 campeonatos, cada uno de ellos compuesto por diferentes pruebas que detallamos a continuación:

*Carreras: la más comunes que encontraremos. Como cabe de esperar, nuestro objetivo será acabar entre los tres primeros para conseguir buenos resultados.

*Eliminación: en estas pruebas cada 15 segundos se irá eliminando al piloto que se encuentre en última posición, por lo que siempre conviene mantenerse entre los primeros puestos.

*Contrarreloj: tendremos que superar un tiempo establecido para conseguir la primera plaza.

*Freestyle: Aquí nuestro objetivo será conseguir la mayor cantidad de puntos mediante piruetas y acrobacias. Contra más complicados sean los movimientos, mayor puntuación obtendremos, pero a su vez mayor peligro de que acabemos con nuestra cara en el agua.

Cada prueba que hemos mencionado constará de tres estrellas que ganaremos según nuestro resultado. Por ejemplo, en las carreras obtendremos tres estrellas sin quedamos primero, o en Freestyle ganaremos tres estrellas si superamos la mayor puntuación establecida. Cuando recojamos cierta cantidad de estrellas, desbloquearemos nuevas pruebas y campeonatos, por lo que será muy importante conseguir los mejores resultados para poder seguir avanzando.

riptide img1

Aparte del modo carrera citado, existe un modo multijugador local a través de Split Screen. La virtud de este modo es que pueden llegar a participar hasta 6 usuarios en una misma pantalla. Desconocemos si la fluidez de las carreras con tanta carga de jugadores se mantiene o desciende, pero sí que podemos asegurar que el juego mantiene muy buena estabilidad con uno o dos usuarios jugando a la vez. La mayor pega en esta modalidad es la ausencia absoluta de juego online, algo que se podía haber implementado fácilmente y que hubiese sido la mejor baza con la que podía contar Riptide GP2, cuando sabemos que en otros dispositivos sí que existe un modo competitivo online.

La única posibilidad de retar a nuestros amigos con un modo online es con el tercer modo de juego, llamado VR Challenge. En esta vertiente, tendremos que superar los récords que nuestros amigos han fijado en los distintos circuitos que componen el juego. Podemos ver el “fantasma” del amigo que haya marcado el mejor tiempo, además de conseguir dinero extra que nos vendrá muy bien para invertirlo en el modo carrera. Aunque esta opción pueda generar “piques” , seguimos reiterando que la mejor forma de jugar online es con carreras, ya que es un juego que invita a tener esa modalidad.

riptide img2

Aunque al principio pueda parecer un juego fácil, al cabo de un rato nos daremos cuenta de que necesitaremos mejorar nuestra moto para estar al mismo nivel que nuestros rivales. El dinero que consigamos en los eventos los podremos invertir en mejorar la aceleración, velocidad, maniobrabilidad y turbo de nuestro vehículo. No serán pocas las veces que tengamos que repetir una prueba para conseguir cierta cantidad de dinero para mejoras; concepto recogido claramente del formato “móvil” que los chicos de Vector Unit manejan tan bien. Es su forma de alargar la vida del título: carreras cortas (no más de 3 minutos por evento) pero repetición constante en pos de conseguir  más dinero y estrellas. En total, serán cerca de 13 circuitos los que encontraremos en Riptide GP2, algunos de ellos siendo jugables de noche y de día o con la inclusión de modo espejo.

Aparte de las mejoras que podemos añadir a nuestro vehículo, también estarán disponibles otras motos que se adquieren con el dinero ganado en las carreras. En cierto momento del modo carrera será necesario adquirir motos de prestaciones más avanzadas, así que vuelve a entrar en juego la fórmula de repetir carreras hasta conseguir la cantidad suficiente de dinero. En nuestro garaje particular podremos almacenar hasta un máximo de 9 modelos distintos, cada una de ellas con diferentes estadísticas. Para los más detallistas, existirá un taller de pintura donde podremos cambiar el color de nuestra moto de agua y también la ropa de nuestro piloto. No tendremos muchas opciones de personalización, pero se agradece el gesto.

riptide img3

Las mecánicas de juego posiblemente sea lo mejor que encontraremos en Riptide GP2. Los controles se limitan a los gatillos para acelerar y frenar, un botón para iniciar el turbo, y ambos sticks que nos permitirán hacer las acrobacias en el aire. De esta forma, Riptide GP2 se convierte por méritos propios en un juego apto para todo el mundo, muy intuitivo de jugar y con piruetas aéreas de mayor o menor dificultad según nuestra habilidad con el mando. Respecto a los combos que podremos hacer en el aire (fundamentales para rellenar nuestra barra de turbo), poco a poco iremos desbloqueando nuevos movimientos, cada vez más difíciles, por lo que será fácil acostumbrarnos a los más simples y después será nuestra decisión escoger cual es la acrobacia que queremos aprender. En este sentido, todo un acierto por parte de la compañía independiente.

El apartado gráfico de Riptide GP2 puede que sea lo más chocante que encontremos. Es cierto que estamos hablando de un juego independiente, pero parece que el estudio ha cogido diectamente las texturas del juego para móviles y lo han introducido en nuetsra Xbox One. Podía haberse pulido un poco más, incluyendo más animaciones, público en las carreras, fondos más interesantes o mayor detalle en las motos y pilotos. Lo único que se salva “de la quema” es el diseño del agua. No os esperéis un efecto de las olas como podemos ver en GTA V, pero el movimiento del agua en sus circuitos está bastante conseguido, e incluso afectará al control de nuestra moto.

riptide img4

Terminando con el sonido del juego, comentar que prácticamente brilla por su ausencia. Música electrónica machacona, algún efecto de agua y el sonido de los motores serán los elementos sonoros que nos acompañarán carrera tras carrera. Tampoco es necesario para este tipo de juegos, pero no hubiese estado mal incluir una banda sonora pegadiza y que amenizara los campeonatos. No habrá voces en ningún momento del juego, y el poco texto que encontraremos está en inglés,  aunque repetimos que para nada afecta al resultado final ya que estaremos casi todo momento compitiendo y no es un juego que requiera saber inglés para poder disfrutarlo.

¿Te gusta la velocidad sobre el agua?

Puntuación
Gráficos
60 %
Sonido
35 %
Jugabilidad
75 %
Duración
60 %
Compartir
Artículo anteriorAnálisis de Hurk Deluxe el nuevo DLC para Far Cry 4
Artículo siguienteXbox One y PS4 con soporte 4K
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here