De la mano de la desarrolladora KING Art Games, nos llega al bazar de Xbox Live The Raven, una aventura gráfica clásica que nos mantendrá en vilo cual película policiaca.

 The Raven imagen 1

Querido por unos y odiados por otros, KING Art Games nos hace retrotraernos al pasado con una aventura gráfica al uso, de “point´n click” de toda la vida, aunque esta vez con la ayuda del mando de nuestra Xbox 360 en vez del ratón del ordenador. Nuestro objetivo, desenmascarar a Raven (el Cuervo en castellano), el famosos ladrón resurgido de las cenizas que intenta acometer el robo más importante de su carrera. En la piel del agente Zellner, un policía suizo, nos sumergiremos en una novela negra en la que la narrativa, las sospechas y los puzles serán una constante.  Zellner, el intrépido policía a punto de jubilarse, deberá perseguir al Cuervo por diferentes escenarios para evitar que se produzca  el gran golpe, y para ello no dudará en viajar desde su Suiza natal hasta más allá del Mediterráneo hasta dar con el ladrón de guante blanco. La gracia del título residirá en los viajeros que acompañarán a nuestro protagonista, ya que cualquiera de ellos puede ser el Cuervo esperando su momento para agenciarse con la valiosa piedra.

The Raven consta de tres capítulos, y aunque los tres mantienen la misma base jugable, cada uno nos brindará la oportunidad de proseguir con la trama acontecida, al igual que introducirnos en la piel de otros personajes controlables (aunque de esto no se hablará para no meter spoilers innecesarios)

 The Raven imagen 3

Un estilo alegre, pero poco animado

The Raven traza un dibujo muy “cartoon”: personajes  caricaturescos y bastante fáciles de reconocer. Si bien no existen gran cantidad de NPC´s, cada uno tiene sus particularidades, al igual que propia personalidad. La importancia de que estos personajes tengan su propia historia, intereses y manías, es la clave del juego, ya que como detective tendremos que atar cabos sobre quién puede ser nuestro posible ladrón .Los niveles, de cámara fija, están recreados con todo lujo de detalles, aunque en ciertos momentos se notan debilidades en el apartado técnico. Pese a que los personajes están bien diseñados y son completamente diferentes entre sí, no están todo lo bien hechos que se debería. Hay veces que al mantener una conversación con alguno de éstos NPC´s, partes de su rostro desaparecen, en una mezcla de clipping y popping algo molesto.  No es un inconveniente  que afecte jugablemente al título, pero podría haberse trabajado un poco más a fondo, al igual que podrían haber introducido mayor cantidad de ángulos de cámara en las conversaciones, para hacer el juego menos estático.

La iluminación tampoco es un aspecto favorable del título. Habrá momentos en los que nos encontremos en la más completa oscuridad, con las dificultades que supone moverse de un escenario a otro sin poder ver por dónde conduces al personaje controlable. A pesar de estos pequeños altibajos, el juego es muy colorido, y en líneas generales, casi todos los niveles por donde investigaremos estarán llenos  objetos con los que interactuar.

 The Raven egipto

Jugabilidad para todos los públicos.

La base jugable es la vista en otras aventuras gráficas clásicas como Monkey Island o, más parecido aún, Grim Fandango. Deberemos investigar por cada escenario las diferentes pistas y objetos esparcidos por el escenario mientras vamos ayudando al resto de pasajeros que viajan con nosotros con sus problemas (como por ejemplo,  encontrar el bolso de la baronesa en la travesía en el tren). Las conversaciones con los demás personajes serán fundamentales para el éxito de la aventura, ya que nos aportarán datos importantes en nuestra investigación y pistas sobre cómo poder resolver los diferentes puzles de los que constiene The Raven.

Todo el juego se ejecuta con tres botones básicos: un botón para interactuar con los objetos o hablar con los NPC´s,otro botón para cancelar opciones y un último botón para ir al inventario. The Raven se convierte así en un título fácil de jugar, intuitivo y apto para cualquier persona, sea habilidosa con el mando o no. Por contra, el control de los personajes es bastante tosco, sobre todo en el cambio de escenarios y cuando existen obstáculos en pantalla que te obligan a cambiar de dirección. A menudo la velocidad a la que giras el stick del mando no se corresponde a la velocidad del personaje controlable, lo que desemboca en equivocaciones que hacen el juego un poco más lento de lo que podría ser. También se echa de menos un botón para que nuestro personaje se mueva más deprisa, ya que a menudo tendrás que volver a diferentes partes del mapeado, haciendo todo un poco más tedioso.

La verosimilitud estará presente en todo momento: si un objeto es demasiado grande, lo tendrás que llevar a cuestas o directamente no podrás transportarlo. Por ejemplo, habrá momentos en los que deberás, hacha en mano, moverte por el tren, sin opción a tener un “bolsillo sin fondo” donde meter el arma blanca. Todo esto contribuye a recrear una novela policiaca real, sin elementos de fantasía o situaciones ficticias que empañen el resultado narrativo del título. A su vez, este hecho simplifica y hace más fácil la aventura, ya que el juego atiende a la lógica, sin llegar a crear situaciones donde debas combinar objetos como el famoso  “pollo con polea”, sabiendo desde casi el primer momento la utilidad que se le puede dar a cada utensilio.

 The Raven imagen 2

Voces y doblaje, el punto negativo

Seamos claros: porque sea un juego arcade no significa que no puedan tener cierto mimo en su traducción, y es que el juego viene con voces y textos en inglés . No es un juego que tenga un inglés muy retorcido, pero es esencial para poder continuar la aventura y enterarte de todo lo que sucede.Las voces, aunque están en el idioma de Shakespeare, tienen mucho cuidado con los acentos: no es lo mismo la forma de hablar de Zellner, con un marcado acento, al que puede tener Legrand, el detective francés o el polizón egipcio, cada uno de ellos bastante diferenciados.

La música es uno de los pilares fundamentales de The Raven, y es que desde la pantalla del título se puede apreciar el corte clásico que nos acompañará a lo largo de todo el juego.Un buen acompañamiento, aunque se echan de menos más piezas. Los efectos de sonido, aunque resultones, cumplen con su prometido y no desentonan en ningún momento.

Conclusión

Terminamos comentando lo dicho al principio del análisis. Es un juego hecho por y para los amantes de las aventuras gráficas convencionales. De desarrollo lento, hay que saber saborear cada conversación, los bellos paisajes que ofrece y su ritmo pausado, no apto para todo el mundo. El primer episodio, aunque muy lento en sus inicios, va atrapándonos sin remedio hasta su final, momento en el que no dudaremos en adquirir el capítulo siguiente.

El fallo más grande que posee el título es el idioma, pero si sois capaces de defenderos medianamente en inglés, sabréis sacarle todo el encanto a un juego, y a un tipo de aventura atípica a día de hoy pero que tanto enamoró a los más veteranos del mundillo.

Una trama bien hilada, con su intriga sobre quién puede ser el asesino, sus giros argumentales y sus personajes con gran carisma son la baza principal de The Raven. Aprovechad si echáis de menos el género, cada vez más olvidado (sobre todo en consolas), Zellner os necesita para descubrir al ladrón más escurridizo de toda Europa.

The Raven imagen 4

Gráficos: 7.5

Jugabilidad: 7

Sonido: 8

Duración: 8

NOTA FINAL: 7.5

¿Eres amante de las aventuras gráficas?

¡Comenta tus impresiones en el foro!

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here