“Caza al Terrorista, Rescate de Rehenes y Desactivación de Bombas son las bazas jugables que nos propone Rainbow Six Siege”.

Os habréis dado cuenta de que en el título del análisis falta la referencia al genio ya fallecido Tom Clancy, excelente escritor que propició, además de una saga de libros (y videojuegos) excepcional que todos conocemos como Rainbow Six (“Operación Rainbow” en castellano), la creación de varias películas inspiradas en otras de sus obras como fueron, por ejemplo, “La Caza del Octubre Rojo” o “Pánico Nuclear”.

Y es que no me parece correcto poner su nombre a un producto de tan escasa calidad como es este Rainbow Six Siege, pues si por algo se distinguía esta serie de juegos era por tener una historia inmersiva, real y trepidante, además de un componente táctico excepcional, aspectos que brillan por su ausencia en este “Siege”, ya que Ubisoft ha creído que lo más conveniente era destruir por completo su esencia y lanzar un producto sin modo campaña, lo que podríamos comparar con arrancarle el alma.

Sé que este artículo tendrá críticas a raudales, ya que toda la “prensa especializada” ha tenido a bien otorgarle notas que no bajan del “7,9”, pero en este humilde redactor aún tiene conciencia, y no puedo permitir que alguien se gaste 70€ (99,99€ si decides comprarlo con el Season Pass) en esto, creyendo que va a revivir las experiencias de pasados títulos de la saga, y luego se de de bruces con la cruda realidad.

Preparaos, que empiezan los tiros…

“Un apartado gráfico que no es digno ni de los inicios de Xbox 360”.

Todos vimos hace tiempo las pantallas y vídeos demostrativos que se mostraron antes de la beta, que dejaban ver un apartado gráfico absolutamente alucinante, con unas físicas increíbles y unos efectos de partículas a la altura de los grandes, pero llegó la beta y entonces, todo cambió. En ella se mostraban unos gráficos que, de haberse estrenado el título en Xbox 360, esta habría sentido vergüenza de mover algo así, pues de verdad os digo que la anterior máquina de Microsoft era capaz de hacer mucho más que esto.

Las partículas ya no existían, las físicas eran de broma y las texturas… he visto cosas mejores realizadas por estudios con cien veces menos presupuesto. No podía creer lo que mis ojos veían, pero me repetía una y otra vez “es una beta, esto mejorará en la versión final”, aunque en mi fuero interno sabía que esto no sería así, ya que la actual generación de consolas siempre tira de las mismas praxis, y no son otras que el “humo y el downgrade”, al que lamentablemente nos estamos acostumbrando a un ritmo alarmante.

Habiendo jugado ya a la versión final, os puedo decir que las texturas son de broma, las físicas son de hace 10 años, las partículas no existen y los escenarios están completamente vacíos de contenido, salvo por los escombros, los maniquíes y los neumáticos, muchos neumáticos apilados.

Un verdadero drama, damas y caballeros.

RSS1“Un gran planteamiento, una ejecución nefasta”.

La idea original del juego es muy buena, y la escena introductoria (aunque muy mejorable a nivel gráfico y de sincronización labios-voz) consigue introducirte en un planteamiento bastante atractivo, ya que nos mete en la piel de un agente que debe reclutar  miembros para un nuevo Equipo Rainbow sin reparar en fronteras o condicionamientos políticos, ante la inminente amenaza de un grupo terrorista que pretende sembrar de bombas toda la ciudad.

Hasta ahí todo bien, pero eso, hasta ahí, porque no volveremos a saber nada más sobre el hilo argumental, ya que este es absolutamente inexistente, pues el juego se centra en hacernos repetir, una y otra vez y a lo largo de 10 escenarios que se seleccionarán al azar, una de las tres modalidades de juego que serán “Caza al Terrorista”, donde deberemos acabar con el equipo rival controlado por la IA, “Rescate de rehenes”, en el que deberemos localizar al rehén, asegurarlo y acabar con todo rastro de los secuestradores, o custodiarlo y evitar que los Rainbow se hagan con él (dependiendo de qué equipo te toque en la ronda) y por último el modo “Desactivación de Bombas”, en el que deberemos recoger un “Maletín Sedax”, protegerlo, localizar la ubicación en la que los terroristas esconden las bombas, neutralizarlos y desactivarlas con el mencionado Sedax, o eliminar a todos los asaltantes y proteger las bombas, si recaes en el bando terrorista.

Dicho así todo suena muy épico y de haberse hecho bien, el componente estratégico hubiese propiciado partidas trepidantes, tácticas y espectaculares, pero la cruda realidad es que todo se reduce a, si eres el atacante, lanzar un dron y durante unos segundos intentar localizar la ubicación de los terroristas, el rehén o las bombas, lo que proporcionará experiencia y una ventaja táctica a dicho equipo, para seguidamente entrar a saco, con el único cuidado de no caer en las trampas que los defensores habrán colocado en suelo, puertas, ventanas y paredes, convirtiéndose todo al final en una ensalada de tiros sin sentido. Por otro lado, si te toca el bando terrorista, tus acciones se reducen a colocar trampas en los lugares mencionados anteriormente y, arremolinados todos alrededor del rehén o las bombas (verídico, esto ha pasado en TODAS las partidas que he jugado, y han sido bastantes) y esperar a que los Rainbow entren a saco en la estancia. Y se acabó, a otra partida para volver a repetir lo mismo, con la suerte de cambiar de escenario.

Ubisoft mencionó que pidieron asesoramiento para que, por ejemplo, el comportamiento de los rehenes fuese lo más real posible, pero si ese comportamiento real implica quedarse de rodillas, mirándote como un corderito mientras tu luchas por sobrevivir al fuego cruzado en lugar de tirarse al suelo o ponerse a cubierto, creedme que no quiero saber cómo sería un comportamiento no real. Eso, añadido a que en dichas misiones sólo deberemos escoltar /custodiar a un único rehén, destruye de un plumazo todo el componente táctico que supondría el tener que asegurar, por ejemplo, a dos o tres personas, teniendo que irrumpir en varios pisos a la vez neutralizando a los asaltantes, lo que daría un giro completo al sistema de misiones.

Pero eso no va a ocurrir, ya que el mismo juego te advierte de a qué vas a jugar, ya que las misiones principales (El resto las desbloquearemos conforme vayamos subiendo de nivel, como serán Partidas Igualadas y el modo Caza al Terrorista, que sí tienen mayor profundidad) se denominan “Partidas Casual”, y todos sabemos que, a quienes van dirigidos este tipo de juegos, les gusta todo menos pensar, trazar un plan, y seguidamente pasar a la acción, prefiriendo “campear” o entrar pegando tiros cual Berserker contra los muros del Abismo de Helm.

El sistema de coberturas es un chiste, reduciéndose a inclinar levemente el mirilla del arma para ver un poco (muy poco) más a través del lateral. No podremos, por ejemplo, disparar a ciegas sin salir de la cobertura ante el incesante fuego enemigo. Señores de Ubisoft, se supone que en este juego, o somos terroristas experimentados en combate, o curtidos agentes especiales, pero que en Far Cry 3 un turista de vacaciones pudiese llevar a cabo esta acción y los comandos de élite entrenados no… en fin.

Por otro lado tenemos el sistema de puntuación, las recompensas desbloqueables mediante el mismo, y por último el MatchMaking.

Con el primero, podremos pasar del Recluta (El único personaje que podremos escoger desde el principio y que está limitado a dos armas largas como los subfusiles, dos cortas como las pistolas y elementos trampa / demolición básicos y poco mas) que no está especializado en ninguna disciplina concreta, a verdaderos comandos de élite, armados hasta los dientes y con gadgets que harían palidecer al mismo 007, como serán los integrantes del GSG9 Alemán, el SAS Británico, los Spetsnaz Rusos, el GIGN Francés y el FBI Estadounidense. Esto propicia que, ya que el MatchMaking es un drama, mueras irremisiblemente ante cualquiera de estos monstruos. Imaginad que recaéis en un equipo cuya media de nivel es 2, y que enfrente tenéis a un equipo cuya media es de 35. Ahí ya sabéis que vais a perder la ronda por la mano, pero te queda el consuelo de pensar que, como es al mejor de tres, la siguiente ronda quedará nivelada y algunos de esos “pros” pasarán a tu equipo… seis rondas seguidas estuvimos el “Equipo Newbie” perdiendo contra los mismos jugadores de alto nivel, esperando que se produjese un cambio que nunca llegó. Lamentable…

Como punto positivo a destacar, si conseguimos reunir un buen grupo de jugadores y/o amigos, y estamos bien comunicados, sí que podemos dar un enfoque táctico a las misiones, y es ahí donde radica el punto fuerte del juego, ya que la sensación inmersiva se multiplica por diez y podremos avisarnos de trampas y emboscadas para no caer en ellas, para llevar a buen término a la misión. Es así como conseguiremos subir de nivel sin llegar a frustrarnos por completo, y es a partir del nivel 20 cuando podremos optar a las Partidas Igualadas, que son el terror de los camper y los Trolls ya que disponen de sistemas de penalización y otras lindezas, y el modo Caza al Terrorista, en el que nuestra escuadra dará caza a terroristas controlados por la IA (que por cierto tienen la puntería de un StormTrooper) y que, a mi parecer, es uno de los modos más divertidos aun siendo un poco más arcade que el resto, ya que invita a todo el mundo a desplegarse.

Para finalizar con el apartado jugable, no podemos pasar por alto los Bugs, que van desde hacer Rappel hasta el centro de la tierra, hasta rehenes que, lo mismo están a tu lado cogidos de la mano, que cuando te das cuenta se han teletransportado a su ubicación por defecto en un abrir y cerrar de ojos, como si de Son Goku se tratase, al comenzar los disparos.

RSS2“Una buena recreación a nivel sonoro”.

Otro de los puntos fuertes (quizás el más fuerte) del juego.

Las explosiones, el sonido de los escombros, los disparos y el doblaje son muy buenos, y esto unido a la ausencia de música durante las misiones, consiguen que nos metamos mucho en las mismas, ya que las dota de bastante realismo, y no nos distraen de las transmisiones que el resto de los miembros de nuestro equipo estén emitiendo para avisarnos de algo. Además, al explotarnos una granada cerca, la “sensación de pitido” está muy bien recreada, atenuándose los sonidos de forma muy acertada.

RSS3“Larga duración con amigos, desesperación con desconocidos”.

Como hemos comentado anteriormente, si conseguimos reunir un grupo de amigos en condiciones, podremos estar jugando durante meses, si a Ubisoft le da por añadir contenido, ya que si bien disponemos de 10 escenarios distintos, cuando juegas veinte partidas te los conoces y comienza a resultar repetitivo. Al tratarse de un juego netamente online y sin campaña, esto y el no tener gente competente con la que jugar, serán lo único que hará que dejemos de jugarlo.

¿Y a ti, qué te parece este Rainbow Six Siege? (Opina en nuestro foro).

Puntuación
Gráficos
30 %
Jugabilidad
50 %
Sonido
60 %
Duración
50 %
Compartir
Artículo anteriorOfertas de Xbox One y Xbox 360 para Navidad
Artículo siguienteArk: Survival Evolved disponible desde el 16 de diciembre

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here