Los amantes de la bola 8 están de enhorabuena gracias al lanzamiento de Pure Pool, un arcade de billar con muy buenas intenciones.

Pure Pool logo

 

Poco a poco empiezan a aparecer novedades en nuestra Xbox One que se salen un poco de la tónica habitual de lanzamientos. Con deportes como baloncesto, fútbol, golf o conducción, ya era hora de saborear un título con mecánicas diferentes como puede ser el billar, y además adaptado a la nueva generación. Pure Pool seguramente no será el mejor dentro de su género (hay bastantes cosas que quedan por mejorar) pero sí que desmarca en otros apartados que os comentaremos a continuación.

El título, desarrollado por Voofoo Studios, solamente nos muestra dos modos de juego para disfrutarlos o bien en solitario o en su vertiente multijugador. Estas dos modalidades son las siguientes:

*Bola 8 americano. Seguramente el más conocido aquí en nuestro país. Deberemos meter en los agujeros las bolas lisas o rayadas (dependiendo cual hayamos metido primero) y posteriormente introducir la bola negra para ser el ganador en este tipo de juego. Como es habitual, meter la bola negra antes de tiempo implica perder la partida, y golpear las bolas de tu rival antes que las tuyas, meter la bola blanca o no golpear ninguna bola se castiga.

*Bola 9. En esta segunda modalidad deberemos ir metiendo las bolas por el orden que viene marcadas en ella. Contra mas continuidad tengamos a la hora de ir metiendo las esferas, mayor puntuación obtendremos para hacernos con la partida.

Estos son los dos tipos de juegos principales, los cuales se nos antojan algo escasos. Cierto es que el juego de billar puede ser algo limitado, pero podían haber implementado otros modos de juego como Snooker, o algún otro tipo de mesa más atípica dentro del género en cuestión.

Pure Pool img3

El tipo de juego principal de Pure Pool es su modo carrera, donde deberemos superar diferentes torneos enmarcados en distintos grupos. Estos torneos se dividen en dos categorías (Bola 8 americano y Bola 9) y a su vez se subdividen según su nivel de dificultad (novato, profesional y maestro). Agarrando la expresión “fácil de jugar, difícil de dominar”, veremos cómo en los niveles más avanzados un error en una jugada puede suponer el final de la partida, por lo que deberemos practicar, entrenar y ensayar bien cada movimiento para hacernos con los diferentes campeonatos. A razón de mini-juego, incluido en este modo carrera tendremos una serie de mesas que harán variar un poco el desarrollo monótono de todos los campeonatos. Estos mini-juegos consistirán en meter las bolas lo más rápido posible, o en meter las susodichas esferas todas seguidas sin fallar un golpe. Todo cambio en la rutina es bienvenido, pero seguimos insistiendo que es un apartado que podrían haber expandido algo más.

No todo consistirá en ganar al rival de turno, sino que tendremos diferentes desafíos, fundamentales para conseguir estrellas al final de la partida (con un máximo de 3 en cada pantalla). Estas estrellas servirán para continuar desbloqueando campeonatos por lo que en cierta medida deberemos estar pendientes de estos retos. Además, tanto los objetivos prefijados en cada mesa, como los retos que cumplamos de manera aleatoria, sumarán puntos de experiencia para ir subiendo de nivel. Porque sí amigos, en Pure Pool podremos subir nivel, aunque sólo servirá para ir desbloqueando diferentes tacos de billar y mostrar nuestro nivel al rival online de turno…

Pure pool img2

Mencionando el tema de personalización, el arcade de billar está bastante falto en opciones. Podremos cambiar el logotipo que hay en la mesa, incluso cambiar el color del tapiz, pero son simples variaciones estéticas que no afectan para nada al juego. Hubiese estado bastante mejor si tuviésemos la oportunidad de usar distintos tacos que afectasen atributos para que cada usuario escogiera el que más se ajustara con su forma de jugar. Tampoco es posible elegir a nuestro protagonista, por lo que todo se centrará en mostrarnos nuestro taco de billar y la mesa (ni siquiera veremos las manos de nuestro deportista). Son pequeños elementos, que no llegan a empañar el resultado final de Pure Pool, pero sí que harían del arcade un título más redondo.

La otra gran baza jugable de Pure Pool, es evidentemente su modo on-line. A través de un intuitivo menú podremos competir contra otros rivales para alzarnos con el mayor número de victorias. Estas partidas pueden ser disputadas de forma aleatoria, o bien participando en una serie de liguilla con usuarios de nuestro nivel. Opciones bastante interesantes y que le sientan como un guante a éste tipo de género deportivo.

La base en la que se cimienta todo el entramado del título es en su apartado jugable, y en este sentido tenemos que decir que el juego cumple de lleno con las expectativas. No necesitas aprenderte combinaciones raras, ni apretar un botón en el momento exacto de golpeo; simplemente con el uso de los dos sticks podemos llegar a dominar el juego. Con el stick derecho, elegiremos la dirección donde lanzar la bola blanca y precisar la zona de golpeo en su componente vertical. Moviendo hacia atrás el stick izquierdo, el taco también se moverá, asi que seremos nosotros quienes elijamos la fuerza a la que queremos que nuestra bola salga disparada. Para quienes se adentren más en sus mecánicas podrán ejecutar tiros con efecto, pero no hace falta conocer esta técnica para aprender a disfrutar de Pure Pool. Solamente con entrenamiento, paciencia e ingenio para algunas situaciones podremos hacernos con la victoria.

Uno de los verdaderos hándicaps en la jugabilidad de Pure Pool es la cámara. Aunque tenemos una opción de “levantarnos de la mesa” para una visión panorámica, de esta forma perderemos todo referencia de la jugada y nuestra posición. Mientras estamos con la bola en juego, también podemos mover la cabeza un poco hacia los lados, pero lo que verdaderamente hace falta es un plano que aleje un poco la cámara principal, con la que podamos tener una perspectiva más que útil sobre el movimiento que vamos a realizar. Esto se acentúa sobre todo en jugadas donde necesitamos hacer una carambola sobre otro bola, o un rebote en la mesa, ya que la cámara solamente se sitúa detrás de la bola blanca, sin opción a ver los otros elementos con los que vayamos a interactuar.

Pure Pool img4

Los gráficos podemos dividirlos en dos secciones. La mejor parte se la lleva el diseño de las bolas, con unas brillos impecables dependiendo de la incidencia de la luz, un peso y consistencia que las hacen muy creíbles y un movimiento bastante ajustado a la realidad. El tapiz de la mesa también presenta un diseño excelente, incluso mostrando la textura típica de mesa de billar. Por otro lado, la peor parte se la lleva el resto de elementos: los fondos siempre son bares con efecto distorsionado, y el taco de billar tampoco está demasiado logrado (de hecho, en algunos movimientos finales se puede observar un movimiento de partículas que estropean el momento del golpe). Aceptable para un título de estas características, lo importante es que las físicas del juego las cumplen, por lo que poco nos interesará lo que sucede más allá de la mesa.

Otra pequeña lacra es la selección de música que compone el juego. Aunque en la pantalla irán apareciendo el título de la canción que está sonando en esos momentos, pronto tendremos la sensación de estar escuchando siempre la misma. Piezas musicales con el mismo patrón, abusando de piano, con un tono pausado y lento como se espera en un juego de billar. Podían haber implementado otros estilos musicales con una temática suave y relajante, pero el tracklist escogido resulta pasar completamente desapercibido por nuestros oídos. El resto de sonidos, como el choque de las bolas, cumple con su prometido.

Pure Pool img1

Conclusión

Seguramente en un futuro tengamos juegos de billar con mejor acabado artístico y técnico (quién sabe, a lo mejor un posible Pure Pool 2 más completo), pero tenemos que felicitar a Voofoo Studios por su primera inclusión en Xbox One con este deporte. Su amigable control, bastante intuitivo, junto con la inmensa cantidad de campeonatos y el modo online hace que tengamos billar para rato. Eso sí, podían haber incluido otras variantes del deporte como ya hemos mencionado en el análisis.

Elementos como el acabado de las bolas son casi perfectas, pero otros aspectos, como el fondo no son tan conseguidos. La cámara, son posibilidad de cambiarla, también consigue que nos frustremos en algunos movimientos debido a un fallo por no ver del todo bien nuestro tiro. Pure Pool se convierte por derecho propio en un buen juego para disfrutar en momentos cortos, de relajación, y donde solamente queremos disfrutar de una partida de billar sin ninguna otra pretensión. Por supuesto, solamente gente entusiasta de este juego.

Gráficos: 7.5

Sonido: 6.0

Jugabilidad: 9.0

Duración: 8.0

Nota final: 7.5

¿Tienes ganas de jugar al billar?

1 Comentario

  1. ¿Quién diseñó el juego, un hipermétrope?, yo he jugado mucho al billar y nunca he necesitado verle los “pelos” a la bola para apuntar, todo sea que haya una forma de alejar la cámara y seguir apuntando y yo no lo sepa…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here