Los estudios de desarrollo Indie siguen empeñados en sustentar una generación repleta de compañías enormes que no paran de llevar a cabo lanzamientos repetitivos, continuistas y cobardes, contraatacando con propuestas frescas y arriesgadas, llevadas a cabo por equipos pequeños con apenas presupuesto, pero con un derroche de pasión y originalidad que más quisieran los gigantes antes mencionados.

Este es el caso de Cornfox&Bros, los cuales han desarrollado un título absolutamente sobresaliente, que ha contado con un equipo de apenas cinco personas para su desarrollo.

Oceanhorn – Monster of Uncharted Seas nos transporta a un mundo mágico que durante años sufrió el azote de unas enormes máquinas de asedio comandadas por el infame demonio Mesmeroth, cuyo único objetivo era el de sumir al mundo en la más profunda oscuridad.

Años atrás, dos de estas enormes máquinas fueron destruidas por dos de los grandes héroes de la humanidad, a costa de la vida de estos, pero la tercera y más peligrosa, Oceanhorn, sigue activa y ha arrastrado con él a nuestro padre, que no era otro que el tercer héroe encargado de detenerla.

A partir de entonces, y ya con la mayoría de edad, encarnaremos al hijo de dicho héroe para culminar su trabajo y enviar a este engendro mecánico de la antigüedad a las profundidades de las que nunca debió salir.

Si tienes unos añitos y jugaste a Zelda – The Wind Waker para Nintendo GameCube (injustamente denostado y remasterizado posteriormente para Wii-U, momento en el que, misteriosamente, se convirtió en juego de culto) y Alundra de PSX, verás en este título su fiel reflejo y un más que merecido homenaje a los títulos antes mencionados, pues hay mucho de ellos en él, y todo es bueno.

GRÁFICOS

No, no esperéis un alarde gráfico a la altura de una gran superproducción, pues como comentábamos, se trata de un estudio indie, pero lo que sí podéis esperar son unos escenarios coloridos, excepcionalmente definidos, repletos de detalles, escondrijos y puzles por doquier, todo ello tratado con un mimo exquisito.

Por otro lado, contamos con un modelado de personajes en formato “Super Deformed” (vamos, con más cabeza que un garbanzo) pero excepcionalmente grandes, bien definidos y detallados, que junto con los exquisitos escenarios antes mencionados, conforman un conjunto espectacular que hará las delicias de todos aquellos que sabemos de verdad cuando un videojuego tiene “buenos gráficos”, y cuando se limita a engatusarnos con cantos de sirena.

Por lo tanto, y sin contar con una tecnología revolucionaria (recordemos que originalmente salió para Android e IOS, y posteriormente para PC/MAC), podríamos decir que Oceanhorn – Monster of Uncharted Seas es un juego sobresaliente a nivel gráfico y artístico, porque no sólo de partículas y modelados realistas se componen los juegos técnicamente brillantes.

oceanhorn-1JUGABILIDAD

Si los desarrolladores pusieron mimo en el apartado gráfico, en el apartado jugable no iban a ser menos, y es que el port a consolas sienta de maravilla a un título como este, pues nació para ser jugado con un mando.

Los combates se antojan rápidos e intuitivos, y ni el control ni la cámara (la cual no podemos controlar pero si “inclinar” un poco con el stick derecho para tratar de vislumbrar posibles secretos ocultos en perspectiva) nos dejarán vendidos en ningún momento, y la interacción para cambiar entre los diferentes “gadgets” con los que cuenta nuestro protagonista se desarrolla de forma fluida. Y es que vamos a necesitarlos prácticamente todos cuando combatamos con ciertos enemigos genéricos o con los jefes finales, ya que si bien cuentan con una rutina establecida como es costumbre en este tipo de género, también deberemos interactuar con diversos objetos y dispositivos del escenario para salir airosos de los enfrentamientos que tengamos con ellos, ya que podremos recoger numerosos objetos del suelo como piedras, vasijas, troncos y demás, con los que podremos atacarles y causarles, en muchos de los casos, un daño enorme que no conseguiríamos con nuestras armas habituales.

Pero no solo de combates se compone este título, pues en su haber cuenta con cientos de puzles que deberemos resolver, diversos coleccionables que deberemos reunir para obtener objetos especiales, y zonas que revisitar cuando los hayamos adquirido, pues estos nos permitirán abrirnos paso donde antes no podíamos ¿Os suena de algo?

Las zonas están divididas en islas que deberemos descubrir leyendo textos repartidos entre carteles, libros, cartas y mensajes en botellas, así como conversando con los aldeanos y otros personajes que encontremos a lo largo de nuestra aventura. Una vez nos hayan revelado la existencia de las mismas, al salir al mapa del mundo, estas reflotarán y podremos visitarlas de inmediato, pues el título nos da total libertad para hacerlo en todo momento. Otra cosa es que al llegar los enemigos sean demasiado fuertes y tengamos que evitarlos, o que nos falte ese objeto que nos permita avanzar, por lo que tendremos que darnos la vuelta y probar en otra isla para seguir avanzando.

Este sistema de juego es endiabladamente adictivo, y os mantendrá pegados al mando durante horas, con el consabido auto-engaño de “venga, un ratito más y lo dejo”, mientras tratamos de conseguir el pez más grande en el mini-juego de pesca, esa cuarta parte de contenedor de corazón que nos dará uno adicional (¿Os suena de algo?), o esos puntos de experiencia que nos harán subir de nivel y así conseguir mejoras sustanciales como una mayor reserva de items útiles como bombas, flechas y energía mágica para poder usar los diferentes hechizos con los que contaremos.

Podría decir mucho más sobre el sistema de juego de Oceanhorn – Monster of Uncharted Seas, pero no sería justo, ya que la gracia reside en descubrirlo por uno mismo, así que concluiré este apartado reseñando que el título nos llega perfectamente traducido al castellano, por lo que podréis seguir su excepcional historia sin ningún tipo de problema.

oceanhorn-3SONIDO

 Zelda – The Wind Waker y Alundra, títulos con los que, como hemos comentado, este que nos ocupa comparte muchos elementos, contaban con una banda sonora y un apartado sonoro en general que rozaban el sobresaliente. Pero ¿Qué nos diríais si os comentamos que en la banda sonora de Oceanhorn – Monster of Uncharted Seas se ha visto involucrado nada menos que el maestro entre maestros, Nobuo Uematsu?

El resultado de tal colaboración no es otro que una banda sonora espectacular, nada repetitiva, acertada en todo momento y con un tema diferente para cada isla en la que se desarrolla nuestra aventura, y os aseguramos que son bastante numerosas.

Por otro lado, y dejando a un lado la música, los efectos sonoros tienen una calidad excepcional, contando incluso con voces en inglés, cuyo doblaje se antoja más que notable.

oceanhorn-2DURACIÓN

El título cuenta con una duración media de unas 10/12 horas si vamos rápido, pero que se verán aumentadas de forma exponencial si queremos sacar el 100%, ya que deberemos revisitar todas las islas del juego cuando tengamos todos los objetos disponibles, pues existen elementos como las “Piedras Sanguinas”, las cuales se encuentran diseminadas por todas las islas y/o mazmorras, y que de obtenerlas todas nos otorgarán un suculento extra.

Esto, añadido a las misiones en forma de logros (las cuales nos otorgarán experiencia para subir de nivel) que el título nos propone en las diferentes islas, nos mantendrán pegados al mando durante muchas, muchas horas.

¿Qué te ha parecido el análisis de Oceanhorn – Monster of Uncharted Seas?

Puntuación
Gráficos
90 %
Jugabilidad
95 %
Sonido
100 %
Duración
95 %
Compartir
Artículo anteriorEl Granero #3 – Mafia 3 : Impresiones y puntos clave
Artículo siguienteHalo Reach recibe una actualización para Xbox One

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here