Bienvenidos a NASCAR Heat 2, deja a un lado el perrito caliente, las patatas fritas, tu refresco talla XL y vive una verdadera experiencia americana  en Xbox One.

Si hay un tipo de carreras que definen la cultura y el folclore americano, sin lugar a duda es la NASCAR, una modalidad atípica (y curiosa cuanto menos) donde 40 coches compiten en circuitos ovalados en una prueba que requiere resistencia, reflejos y paciencia. Su popularidad ha ido ganando enteros durante décadas, hasta tal punto de recrear esta modalidad de conducción de forma jugable, con un listado de títulos que superan la veintena de juegos. Encontramos títulos arcade y que recogen sólo las connotaciones de esta competición, como Daytona USA, otras que simplemente recogen una serie de carreras sueltas como Gran Turismo 6, algunos se atreven a desarrollar otra vertiente distinta como NASCAR Kart Racing, y hasta las grandes compañías como Electronic Arts apostaron por entregas numeradas durante cuatro largos años. Hoy nos ocupa otro formato diferente, la simulación pura de la NASCAR, pero veremos si 704 Games ha podido tocar el espíritu de esta competición de la manera más fiel posible.

Contaremos con varias cámaras para que elijamos la que mejor se adapte a nuestro estilo de conducción.

Conviértete en el piloto más famoso de NASCAR

NASCAR Heat 2 contará con varias modalidades de juego, siendo su modo carrera la más interesante de todas ellas, ya que nos obligará a seleccionar a un piloto y empezar su andadura desde cero. Tendremos que ir ganando la confianza de los patrocinadores, cumpliendo ciertos objetivos en las carreras, y poco a poco ir mejorando nuestro coche y status como piloto hasta poder subirnos al ansiado podio al final de la temporada.  Esta tarea no será nada fácil, ya que al principio nuestros coches tendrán limitaciones, siendo muy difícil adelantar y tendremos que conformarnos con conseguir posiciones discretas, aunque a medida que los patrocinios con los sponsors vayan aflorando, los campeonatos se pondrán más interesantes, e incluso tendremos las puertas abiertas para participar en ciertos eventos que en un principio tenemos restringidos.

Todo puede parecer muy bonito hasta ahora, pero una vez encaremos la primera carrera, notaremos cómo el realismo baja muchísimos enteros por ciertos aspectos que no acaban de cuajar. Lo primero es un apartado gráfico desfasado, lleno de irregularidades y que no transmite para nada la sensación de estar compitiendo en una carrera de tal magnitud. En los tiempos actuales con la gran calidad visual que tienen los juegos de conducción, se podría haber hecho un mejor trabajo teniendo en cuenta la simpleza de sus circuitos, casi todos cortados por el mismo patrón. Tanto coches, texturas como el césped y hasta el público no parecen de esta generación, lastrando la experiencia de inmersión y dando la sensación de estar disfrutando de un juego de PS2.

Dientes de sierra, público de “cartón-piedra”, texturas flojas…una pena el acabado visual.

La simulación que no quiere ser simulación

Esto no sería problema si los defectos sólo influyeran en la carga gráfica de NASCAR Heat 2, pero por desgracia el título no tiene el rendimiento esperado en lo técnico. La fluidez es relativa, y en algunas ocasiones notaremos cómo el título va a tirones, sobre todo en momentos con mucho coche en pantalla. Es cierto que existen dos experiencias de conducción (normal y experto) y hay ligeros cambios en el manejo de los vehículos, pero aun así no será suficiente y echaremos en falta más opciones de control en nuestro coche, un sistema de daños más refinado (sólo controlaremos la gasolina, aceite y las ruedas de manera muy básica) y en general una mayor sensación de realismo o simulación de esta modalidad deportiva.

Hay elementos que si que están mayor conseguidos, como la velocidad y manejo de nuestro vehículo en las curvas. Como en el deporte real, será muy importante controlar a qué velocidad tomamos las famosas curvas, y lo que es más importante, a qué velocidad salimos de ellas. Realizar un trazado suave, sin que ningún otro vehículo nos dificulte y sin pegar un frenazo brusco hará que ganemos unos valiosos segundos en la siguiente recta y de esa forma alcanzar a nuestro próximo rival. Eso sí, los coches rivales con peor rendimiento que tiemblen cuando nos vean por el retrovisor, ya que a los más rezagados podremos directamente echarlos de la carrera sin penalización alguna (y sin nosotros sufrir daños en el coche) generando incluso situaciones surrealistas con coches volando por los aires como si de palomas se trataran.

Al menos la curva de dificultad en el modo carrera se mantiene siempre “in crescendo” , gesto que se agradece y que nos impulsa a seguir mejorando, fichando por nuevos sponsor y haciéndonos un hueco en campeonatos más importantes. Aunque incluya los circuitos más relevantes, como el clásico Indianápolis o Las Vegas Motor Speedway, algunos con tierra, otros con asfalto, o incluso de noche en ciertas ocasiones, echamos en falta otra variedad de situaciones. En el vídeo de presentación de este modo carrera aparecen los karts, para iniciados a este estilo de conducción que le hubiese sentado como un guante a Nascar Heat 2, o simplemente haber introducido todas las categorías disponibles (sólo jugaremos la Monster Energy Nascar, Xfinity Series y NASCAR World Truck Series).

Veremos cómo pasan los días en el modo carrera hasta que somos llamados para disputar un campeonato.

Mejor solo que mal acompañado

El otro de su plato fuerte será el modo multijugador, con carreras contra otros usuarios disputando el primer puesto de una manera voraz. Tranquilos porque no hacen falta 40 jugadores para iniciar la partida, y el mismo juego “rellenará” con bots las plazas sin usuario. Lástima los parones constantes cuando existe alguna anomalía: cuando hay un accidente extremadamente serio, o hay algún fallo de conexión, se izará la bandera amarilla para que salga en pista el “safety car”. Esto hará que la carrera se tranquilice y que podamos tomarnos un momento de respiro. Lo malo es que no serán dos ni tres veces las ocasiones en las que esto ocurra, haciendo alguna carrera un verdadero suplicio.

El Safety Car a veces nos ayudará, pero otras nos romperá la carrera.

El rugir de los motores, música para los oídos.

La música, como cabría de esperar, brilla a un buen nivel. Melodías cañeras que nos acompañarán por los menús, y con el rugido del motor como fondo en el momento de ponernos con las manos al volante. Hay que perdonar que el título venga sin doblar ni traducir al español, entiendo que es un juego de nicho para el mercado americano con poca presencia en nuestro país, aunque da rabia perderse algún comentario de nuestro jefe de pista que puede ser importante a la hora de tomar las curvas. Aunque una vez cogido el truquillo a los diferentes coches, es cierto que no necesitaremos guía ni nadie que nos diga las ordenes por el pinganillo.

Agradecemos a 704 Games el código recibido para poder analizar el juego.

Puntuación
Gráficos
50 %
Sonido
65 %
Jugabilidad
60 %
Duración/Diversión
65 %
Compartir
Artículo anteriorNo te pierdas el torneo oficial de Tekken 7 en la Barcelona Games World.
Artículo siguienteMinecraft: Story Mode ya cuenta con voces en español
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here