Volvemos a ver al Big Boss en Metal Gear Solid V: Ground Zeroes después de tanto tiempo desde el último Metal Gear Solid. Esta vez Hideo Kojima nos lo está mostrando en forma de prólogo, una pequeña imagen de lo que será el majestuoso  The Phantom Pain.

Metal Gear Solid Ground Zeroes

Al principio Kojima no quería hacer un prólogo, ya que le hubiera gustado sacar todo unificado en el mismo juego, pero al final se vio obligado a diversificar su obra maestra para mostrarnos un pequeño aperitivo de lo que será The Phantom Pain, también es otra forma más de dar publicidad a su producto y encima sacarse algún dinero extra por ello.

Ya es sabido las pocas horas de duración de las que disponemos en este prólogo, pero le bastan para hacernos ver lo sorprendente que es Metal Gear Solid V: Ground Zeroes. No solo sorprende por la pequeña revelación de la historia que vemos, si no también por la calidad y cuidado de todos los aspectos que Hideo nos brinda. Gráficamente espectacular y con un sonido de sobresaliente empieza este prólogo, el cual podremos experimentar el tacto en la jugabilidad que tanto nos gusto en entregas anteriores.

Metal Gear Solid V

Si bien el prólogo no solo nos sirve para mostrarnos qué tal pinta este nuevo Metal Gear Solid en mecánicas y gráficos, si no que también nos sirve de nexo narrativo en la historia entre entregas anteriores y la que está por llegar.

La misión principal que debemos realizar en Ground Zeroes será el plato fuerte de nuestro querido Big Boss ya que es de infiltración y rescate. Estará ubicada en la historia justo después de lo sucedido en Peace Walker, juego lanzado en un principio en exclusivo para PSP y hace poco para Xbox 360, PlayStation 3 y PS Vita. No os preocupéis si no habéis tenido la oportunidad de poder jugar a Peace Walker, ya que el juego dispone de unas cuantas diapositivas y casetes narrativos que nos prepararán para poder entender un poco más el por qué estamos donde estamos en este prólogo.

Comenzamos esta pequeña aventura con una secuencia argumental de unos 10 minutos aproximadamente, donde veremos el campamento Omega, los miembros y soldados del ejercito secreto XOF y a Big Boss escalando un acantilado para situarse justo en la base del enemigo. Esta base está situada en terreno cubano y es el eje central del argumento en Ground Zeroes, ya que pasaremos aquí todo el juego.  Deberemos infiltrarnos y rescatar a Paz y Chico, dos personajes ya conocidos de Peace Walker y que por un motivo u otro han sido capturados.

El japonés no se ha estado con minucias y ha querido plasmar al 100% su visión y gusto por el cine y este juego de poco más de 2 horas de duración estará marcado por una crueldad y dolor que no constará de ninguna censura posible, por ello este nuevo Metal Gear Solid V tendrá una calificación de PEGI 18.

metal1

La jugabilidad de la que podemos disfrutar en Metal Gear Solid V: Ground Zeroes es simplemente magnifica, hace gala de técnicas que se han podido ver en otros juegos del estilo shooter en primera persona, como por ejemplo acciones tan básicas y ya conocidas como escalar objetos, correr o agacharnos e incluso arrástranos, pero llevadas a un nivel superior, con una optimización y fluidez espectaculares.

No solo en estos aspectos en concreto ha mejorado, ya que ha llegado a un punto en que parece que la integración de acciones en medio de una batalla o puesta en escena son de otro juego totalmente distinto a las otras entregas de la misma saga. Muchas acciones se han automatizado, esconderse detrás de un obstáculo de forma precisa o saltar un objeto ahora parecen mucho más naturales y rápidas, recoger cuerpos o evadir disparos se ha convertido en algo mucho más sencillo de hacer.

Aunque la esencia de la infiltración sigue siendo el punto más importante, en algunas misiones podremos cambiar nuestro rol, haciendo así saltar todas las alarmas posibles de la base, consiguiendo movilizar a todos los soldados y máquinas de combate de las que dispongan para matarnos.

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Kojima nos prometió libertad de movimientos, escenarios con mil posibilidades y muchas opciones para hacer lo mismo. En el campamento Omega podemos campar a nuestro gusto, con la posibilidad de ir en cualquier dirección y completar los rescates como mejor nos apetezca. Si este prólogo solo nos ofrece la posibilidad de disfrutar de unas misiones de infiltración en un campamento y hay tantas opciones y libertad de movimientos, no sé hasta qué punto podrá llevarnos el japonés en The Phantom Pain.

Es tanta esta libertad que podemos optar por eliminar, noquear o interrogar a los soldados que nos vayamos encontrando, asaltar o dejar pasar un vehículo enemigo e incluso matar al soldado que lleva la iluminación de los focos, para así no ir con cuidado para esquivarlos. También nos da la posibilidad de entrar por la puerta matando a todo lo que se nos venga encima o entrar de forma tranquila dentro de un acorazado, coger un lanzacohetes y desatar el caos o utilizar pistolas con armamento tranquilizante para no hacer ni una pizca de ruido.

En esta entrega no disponemos de radar, así que para compensarlo tenemos a nuestra disposición unos prismáticos que utilizaremos no solo para ver todo lo que nos rodea, si no también para marcar a los enemigos.

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Uno de los platos fuertes que nos encontramos en Ground Zeroes es la inteligencia artificial de los soldados de la base. Normalmente siempre tenían las mismas conductas, antes siempre estudiábamos los movimientos y así poder pasar sin ser vistos. Ahora el mismo soldado que parece que esté inmóvil se puede mover en cualquier momento, al igual que un enemigo puede regresar por donde ha venido como irse por otro lado abrir una puerta e incluso subirse a un vehículo o subirse a una torreta de vigilancia.

Ningún soldado de la base parece tener movimientos establecidos, de esta forma Kojima consigue que no hagamos todas las misiones iguales, vamos a tener que actuar de diferente forma dependiendo de cómo queramos nosotros hacerlo y no por los soldados que nos rodeen, ya que no seremos capaces de predecir sus movimientos.

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Para finalizar este análisis hablaremos un poco del aspecto técnico, tanto gráfico como de sonido. Seguramente tenemos muchos motivos para ponernos en las manos del Big Boss, pero seguro que uno de ellos debería de ser los gráficos.

Una calidad “next-gen” sin precedentes, un juego de luces y de cambio climático llevados al nivel más alto visto hasta la fecha y un sonido acorde que hará meternos más de lleno en la experiencia de juego.

La única pega que hemos encontrado en este apartado ha sido el tiempo de carga de algunos enemigos en la lejanía cuando se utilizan prismáticos. Es un tiempo mínimo pero puede llegar a crear algunos momentos desconcertantes, creándonos una falsa sensación de saber donde están todos los soldados cuando a veces no es así.

Conclusiones:

Dispone de una puesta en escena excelente, con unos gráficos a la altura de la next-gen y una gran banda sonora. Un nuevo camino que no se olvida de la esencia que siempre ha caracterizado a los Metal Gear Solid.

Juego con subtítulos, 6 misiones disponibles, varias dificultades distintas y un sin fin de opciones para poder completarlas.

Si os gusta la saga Metal Gear Solid y queréis ver cómo será en todos los aspectos el nuevo Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, no os podéis perder este prólogo. Además será necesario si queréis ver lo sucedido entre el Peace Walker y The Phantom Pain.

Así que no os tire atrás el tiempo de juego, ya que el precio acompaña y es una experiencia nueva en esta next-gen que no os podéis perder.

Gráficos: 9

Jugabilidad: 9

Sonido: 8.5

Duración: 5.5

Nota: 7.75

¿Qué opinas de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here