Tras más de 50 horas recorriendo la maravillosa y basta galaxia de Andromeda con sus espectaculares y variados paisajes es hora de escribir este análisis. 

Hace ya 10 años que pudimos jugar a la primera entrega de la saga espacial de Bioware Mass Effect, luego vino Mass Effect 2 y, más tarde, Mass Effect 3, la cual culminó la historia de Shepard en su lucha por derrotar a los Segadores y preservar el universo. Y este año, nos toca retroceder 600 años desde el comienzo cronológico de la trilogía para embarcarnos en esta nueva aventura en la galaxia de Andromeda con Sarah o Scott Ryder (depende del sexo que elijamos) donde nuestro objetivo será buscar nuevos mundos habitables más allá de la Vía Láctea como parte de la Iniciativa.

Aquí está la primera diferencia entre Andromeda y la trilogía original; los hechos sucedidos en los juegos protagonizados por Shepard no tendrán efecto alguno en este nuevo título. No es ningún reboot ni nada parecido; los sucesos posteriores están ahí pero a nivel de historia son irrelevantes, siendo verdad que en el abundante lore que trae el juego hay algunos guiños que los veteranos de la saga apreciarán. Esto es algo positivo ya que, al tratarse de una precuela, nuevos jugadores pueden iniciarse con Andromeda sin temor a perderse en la historia.

Pero a lo que vamos, la iniciativa, un proyecto en el que nosotros participamos y que, por razones argumentales, seremos el/la pioner@, decide enviar a la galaxia colindante con la nuestra llamada Andromeda arcas llenas diferentes razas (humanos, salarianos, asaris y turianos) junto con una estación espacial, el Nexus, que nos será un poco como HUB principal del juego donde podremos hablar con diferentes personajes, completar algunas mini misiones que nos sirven para comprender mejor la historia, y en general, para empaparnos una buena cantidad de horas de lore; lo cual está muy bien que sea algo opcional y no te lo metan todo ese contenido en las misiones principales ya que se haría muy aburrido, sobre todo, para aquellos que no tengan mucho tiempo. En resumen, el lore y las tareas que amplían el argumento ya mostrado en las misiones prioritarias de Mass Effect: Andromeda se agradecen puesto que nos enriquecen aún más nuestros conocimientos sobre la saga, pero tampoco son imprescindibles.

Nuestro objetivo será buscar nuevos mundos habitables en la galaxia de Andromeda, y más concretamente en el cúmulo de estrellas Heleus, donde la humanidad pueda asentarse. Pero no todo serán ventajas y es que entre el fenómeno natural llamada la Miasma y la nueva raza enemiga alienigena que toman el nombre de los Ketts, no no nos pondrán las cosas nada fáciles. Empezando por lo primero, la Miasma, como bien he dicho es un fenómeno natural hace que los planetas sean casi inhabitables; esto hará que la jugabilidad de Andromeda cambie totalmente respecto a los demás Mass Effect. Y es que cada vez que lleguemos a un nuevo mundo, muy variados entre sí y con gran riqueza en cuestión de detalles, tendremos un medidor que nos indica el aguante que tenemos a ese entorno producido por la miasma; una vez se nos agote moriremos. Los efectos son muy variados, como por ejemplo un calor abrasante, un frío polar o un gas venenoso en los lugares acuáticos. Al ser los mapas tan inmensos no podríamos sobrevivir tanto tiempo a la intemperie, y es por ello que es de vital importancia activar los puestos de avanzada que crearán una burbuja de oxigeno a su alrededor y nos permitirán viajar rápido de una a otra, algo así como las atalayas de Assassin’s Creed. Además, de que también estaremos a salvo de este fenómeno en los asentamientos que montemos y en pequeños poblados que nos vayamos encontrando. Sí, en esta entrega no hay ciudades como tal salvo un pueblo un poco más grande que la media en Kandara, uno de los mundos.

Pero no todo va a ser negativo respecto a la Miasma, y es que en cada uno de los cinco planetas explorables, bastante grandes cada uno, tendremos los puzzles relictos, una especie de minijuego muy parecido a los sudokus (de hecho, tiene las mismas reglas) que pero con glifos en vez de con números, que deberemos activarlos todos los de cada planeta para que se abra la cámara relicta en cada planeta, donde ahí activaremos la consola relicta pertinente para limpiar la atmósfera del famoso fenómeno. Esto me ha recordado a los astrarios de Dragon Age: Inqusition; de hecho este Andromeda toma varias características de esta otra saga de Bioware.

El control es de los más realistas en juegos de mundo abierto teniendo una opción “de escalada”

Pero donde más innova Mass Effect: Andromeda es en su apartado jugable donde se han introducido nuevos elementos que le dan una nueva dimensión a la jugabilidad que cambia por completo. Uno de ellos es el NOMAD, el vehículo que tendremos casi desde el comienzo y que nos ayudará a ir de misión en misión recorriendo todo el basto mapa, que hace que los planetas seas casi al 100% explorables sin ningún límite jugable. Esto no quiere decir que la conducción no sea realista, sino todo lo contrario, el control es de los más realistas en juegos de mundo abierto teniendo una opción “de escalada” para subir pendientes bastante verticales, en vez de tener un coche todoterreno que sube cualquier superficie o pendiente del mismo modo que recorre un terreno llano.

La jugabilidad de nuestro protagonista también concentra gran parte de las novedades de esta entrega, empezando  por los propulsores del traje que nos permiten tener más fluidez en combate haciendo éstos más espectaculares. Pese a esto, sigue siendo fundamental usar las coberturas, sobre todo en las dificultades más altas, pero esta nueva mecánica junto con la variada gama de poderes nos permiten ser más dinámicos a la hora de combatir.

En todo momento, iremos acompañados de dos compañeros de nuestro equipo formado por 6 personajes, pero esta elección se hace muy irrelevante debido a que no se puede pedir a nuestros propios compañeros que usen sus propias habilidades para combinarlas con las nuestras y tampoco nos puede revivir una vez hayamos caído en combate como sí pasa en otros juegos del estudio como el propio Dragon Age: Inquisition. Por lo que da una sensación de que nos ayudan pero no nos complementan lo suficiente como para considerarlo un verdadero equipo.

Romances que son mucho más apasionados que en las anteriores entregas.

Lo único interesante de nuestro compañeros de batalla son los romances que podemos tener con ellos, teniendo en cuenta siempre que no todos los personajes pueden tener relaciones con los dos sexos a la vez. Estas relaciones, como en el resto de la saga y en otras sagas de Bioware, son a largo plazo, y por lo normal están vinculadas a las misiones de lealtad de cada personaje, y siempre eligiendo la opción de diálogo correcta. Romances que son mucho más apasionados que en las anteriores entregas.

Pero no solo los romances son a largo plazo, también muchas misiones secundarias, que nos van dando nuevos objetivos según vayamos avanzado en el resto de juego, algo que, en mi opinión, puede hacer perder el hilo del argumento.

Romances que son mucho más apasionados que en las anteriores entregas

Otra de las cosas que ha cambiado es el apartado de los poderes donde ahora serán mucho más accesibles a la hora de usarlos. Sí antes se tenían que seleccionar en la rueda de poderes parando el combate, ahora todo estará más simplificado y cómodo para el jugador. En total, podremos llevar equipados tres poderes, intercambiables en cualquier momento del juego, asignados en RB, RB + LB y LB, lo que hará que los combates sean aún más fluidos, junto con el jetpack como antes he dicho. Estos poderes se dividen en activos y pasivos. Dentro de los activos, que son los que se pueden asignar, también hay dos tipos que sí los logramos combinar en combate conseguiremos una especie de combo, funcionalidad muy interesante que premia la combinación de poderes al uso independiente de las distintas habilidades que haría que el combate fuera más aburrido limitándose a ser un shooter genérico.

En Andromeda también vuelve el mutijugador que se estrenó por primera vez en Mass Effect 3. Pero está vez está muy ligado al modo de un jugador donde, aparte de pasar un buen rato con nuestros colegas o con gente desconocida, también nos dará recompensas para nuestro Pionero. Bien podemos jugar las misiones en cooperativo junto con gente real o con la propia IA, o bien podemos automatizar estas misiones mientras estemos haciendo otras cosas. Obviamente, sí optamos por este método tendrá su desventaja, y es que según el nivel del pelotón que tengamos tendrá un porcentaje de victoria más alto o más bajo. Este modo tiene el punto negativo de que está muy enfocado al cooperativo y, hasta en su dificultad más baja, sí no tenemos una estrategia clara lo vamos a pasar muy mal, por lo que se hace necesario tener amigos con el juego ya que con desconocidos cada uno va a su aire.

Uno de los puntos donde más polémica se ha formado en torno a Mass Effect: Andromeda es en su apartado gráfico y, más concretamente, en los gestos faciales de los personajes. Y lo cierto es que no entiendo por qué. Siendo verdad que comparado con el resto del juego es el apartado donde más flojea, las expresiones faciales están dentro de los estándares de calidad que se exigen para esta generación. Pero, sin duda, donde más destaca en este apartado es en los alucinantes y preciosos escenarios llenos de vitalidad y muy coloridos que parecerán a menudo que estén vivos. Cabe destacar lo variados que son en cuanto a flora y fauna. Unos están llenos de vida con impetuosos bosques, otros brillaban por la ausencia de vida por su abrasador desierto, por su frío polar, etc; lo que hace que en ningún momento se nos haga monótono el juego con escenarios iguales entre sí y vacíos de detalles que le den algo de vida.

Técnicamente, salvo alguna bajada de FPS aislada, cumple con creces. Sorprende que, al ser mundo abierto en ningún momento se encuentra uno con problemas de carga o fallos de textura que siempre suele haber alguno suelto. En cuanto a los puntos de carga son de menor duración que otros sandbox, algo que siempre se agradece.

No puedo dejar de comentar su magnifica banda sonora que nos absorbe aún más en la maravillosa galaxia de Andromeda

Por último, no puedo dejar de comentar su magnifica banda sonora que nos absorbe aún más en la maravillosa galaxia de Andromeda, con distintas pistas de audio aplicadas al momento. Andromeda llega subtitulado al castellano, pero no así sus voces que llegan en su versión original. Cosa que es entendible puesto que hay una gran cantidad de diálogos, y dentro de ellos diferentes ramas de diálogos para cada opción.

Puntuación
Gráficos
100 %
Jugabilidad
100 %
Sonido
100 %
Duración
100 %
Compartir
Artículo anteriorAnunciado NBA Playgrounds, una propuesta de baloncesto arcade
Artículo siguienteThe Surge y su nuevo tráiler, al descubierto
Estudiante de Económicas. Actualmente en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here