Si so gustan los títulos de tomar decisiones, no os podéis perder Late Shift, una galardonada película interactiva que quiere pisar fuerte en consolas.

Como bien sabéis, la búsqueda por nuevas formas de jugar e innovación dentro del sector de los videojuegos está a la orden del día, con los diferentes detectores de movimiento, gafas de realidad virtual y demás elementos que todos conocemos. Todo ello para dotar al jugador de nuevas experiencias nunca antes creadas, que den un soplo de aire fresco a una industria que en ocasiones parece dar signos de agotamiento con continuaciones de sagas y reiteraciones dentro de un mismo estilo jugable. Es por eso que Wales Interactive, junto con CtrlMovie, siguen apostando por un estilo bastante peculiar, mezclando los elementos propios de un videojuegos con la gran industria cinematográfica.

Ya vimos en su anterior trabajo , The Bunker, cómo se salían de la tónica preestablecida otorgando al jugador un hilo narrativo muy fuerte con escenas FMV – Full Motion Video –  y añadiendo actores reales (un servidor lo analizó, y podéis echar un vistazo al texto aquí). En esta ocasión, Late Shift va un paso más allá, dejando sólo al jugador la capacidad de tomar decisiones, pero sin tener control completo de la acción. Debido a este detalle, más que un juego, lo que tenemos hoy en este análisis es una película interactiva, con unas cotas muy altas de producción, pero que puede no encajar muy bien con el estereotipo de usuario que disfruta de los videojuegos de una forma más convencional.

No podemos quejarnos del buen trabajo de los actores.

En Late Shift viviremos la aventura de Matt, un estudiante universitario que se costea sus estudios trabajando en un parking de vehículos de alta gama. Su vida se basa en la monotonía hasta que, cierta noche, un hombre decide robar un coche de altas prestaciones, llevándose a Matt como rehén. Poco a poco iremos descubriendo que ese coche va a ser utilizado como vía de escape de un atraco mucho más grande en una casa de subastas, y Matt será partícipe directo o indirecto, de estas fechorías. Esto no acaba aquí, y como buen thriller, descubriremos giros de guion, nuevos problemas y situaciones que nos pondrán en tensión, haciéndonos estar pendientes en todo momento de lo que sucede en la pantalla.

Dejemos las cifras expuestas sobre papel: 14 capítulos, con 7 finales y la friolera de 180 puntos de decisión. Pese a que Late Shift se puede completar en el tiempo que dura una película (en menos de dos horas) la gracia del título reside en rejugarlo para descubrir nuevos capítulos y comprobar por dónde transcurriría la historia si tomamos otra decisión.  Por desgracia, no esperéis una involucración por parte del jugador bastante alta, porque nosotros nos limitaremos a elegir una de las dos acciones posibles en ciertos compases de la aventura. Poco a nada tiene que ver con otros títulos de corte similar como los juegos de TellTale Games, o el mismo The Bunker, donde a través de un cursor podíamos explorar las habitaciones, buscar pistas, o realizar algún QTE esporádico. En Late Shift únicamente elegiremos A o B, sin ningún otro tipo de interacción o participación por nuestra parte.

Auqnue parezca que las decisiones fluyen a un mismo punto, éstas alterarán el transcurso de la historia en mayor o menos medida.

Por suerte, y como he comentado, las cotas de producción de Late shift son bastante altas. La historia está escrita por Michael R. Jhonson, quien ha realizado el guión de películas como Sherlock Holmes, y los actores que dan vida a los protagonistas realizan un buen trabajo y saben transmitir sus preocupaciones. Ganadora de varios premios en el mundo cinematográfico, los tiros de cámara, iluminación y planos son muy buenos, contando incluso con alguna escena más movidita con persecuciones que cumplen de manera muy acertada. Todo grabado en alta definición, sin apenas tiempos de cargas ni ralentizaciones entre una toma de decisión y la siguiente secuencia. Para hacernos una idea, y sin exagerar un ápice pese a la comparación, lo visto en Late Shift podría ser equiparable a las secuencias de vídeo que disfrutamos en Quantum Break, incluso podría aventurarme a decir que el título de Wales Interactive tiene un mejor resultado audiovisual.

No todo iban a ser alegrías, y la parte amarga de Late Shift se la lleva su apartado sonoro. Primero, porque el juego viene sólo con doblaje en su versión original, es decir, en inglés. Y segundo, porque los subtítulos están en inglés, francés, alemán e italiano, olvidándose del español, y siendo muy difícil seguir las conversaciones, especialmente aquellas importantes para el devenir de la trama y que requieren de nuestra decisión final. Junto a esto, y a la velocidad con la que hablan los actores, hay que sumarle que no es un inglés fácil de entender, sobre todo en las conversaciones que Matt tiene consigo mismo analizando la situación en la que se encuentra. Otro problema que he encontrado es lo poco equilibrado que está el volumen de los diálogos en comparación con la música o efectos de sonido que ocurren en Late Shift. A veces, cuesta escuchar las conversaciones si jugamos sin casco, y es imposible balancear los niveles de audio para poder ajustarlo a nuestras necesidades. Por lo demás, contamos con buenas melodías, efectos de sonido y perfectas voces…básicamente lo que podemos encontrar en una película con buenos valores de producción.

Puntuación
Nota Final
67 %
Compartir
Artículo anteriorTrailer de lanzamiento del juego de Guardianes de la Galaxy
Artículo siguienteLanzamientos de abril para Xbox One (del 17 al 21)
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here