Si la física nunca ha sido una asignatura que nos gustase, puede que en Human Fall Flat sea más apetecible e instructiva por su variedad de situaciones.

La originalidad es uno de los platos fuertes de la distribuidora, Curve Digital, quienes ya nos asombraron con el título independiente Manual Samuel y cuyo análisis podréis leer con gusto en Comunidad Xbox. El proseguir con esta fuente de inspiración y novedad siempre es de agradecer, y en el juego que tenemos hoy listo para su análisis, desarrollado por No Break Games, no acaban de dar con esa tecla por ciertos aspectos que os comentaremos tras estas líneas.

Los desafíos estarán a la orden del día.

¡No me seas blandengue!

Imaginaros que un día os despertáis y todo vuestro cuerpo tiene la forma y textura blanda como si fuera de plastilina. Todo un horror, y un problema a la hora de desempeñar ciertas acciones básicas o en la resolución de puzles como Human Fall Flat nos propone. A través de pequeñas pantallas, cada una proponiendo un desafío distinto, tendremos que alcanzar la puerta de salida y saltar al vacío para llegar al próximo nivel. Eso sí, la forma de resolver estos rompecabezas resulta muy curiosa.

Nuestro pegajoso y blanquecino protagonista tendrá que usar sus dos manitas para agarrar objetos, depositarlos en los interruptores, agarrarse a repisas y todo con un control hecho tosco de manera intencionada. Sin llegar a ser lo mismo, en ocasiones la “mala leche” de Curve Digital a la hora de controlar su juego nos puede recordar a otros títulos independientes como Octodad o Surgeon Simulator. Este control puede suponer momentos hilarantes, y a medida que vas dominando más al personaje y sus acciones, más te sorprenderás de lo que eres capaz de hacer. Por ejemplo, en mi caso pensaba al principio de la aventura que nuestro héroe sólo estaba capacitado para agarrar y mover objetos, pero a medida que vas avanzando en Human Fall Flat, observas cómo vas aprendiendo a subir repisar, balancearte en varas de hierro y un sinfín de movimientos pese a la simpleza de los controles. Advertencia a los impacientes: este juego puede llegar a exasperar si no lo disfrutáis con calma y temple frío como un témpano de hielo.

Hay que reconocer que las físicas están muy logradas.

La cámara: nuestra mayor enemiga

Aunque el manejo sea básico, pues con un gatillo activaremos la mano derecha, y con el otro gatillo activaremos la mano izquierda de nuestro personaje, no quita que haya una mala implementación en sus controles. Sobre todo, esto se nota a la hora de agarrar un objeto que se encuentra en el suelo o por encima de nuestro personaje. Para poder extender su brazo hacia una de las dos direcciones, tendremos que mover la cámara y así orientar sus bracitos, sin posibilidad de dejar el muñeco con cámara fija y orientar sus brazos hacia la dirección deseada. Esto supone un problema cuando, sin querer, bajamos la cámara para coger una palanca que se encuentra en el suelo o cuando queremos saltar un foso y agarrarnos justo en el borde del otro lado, ya que no veremos exactamente que sucede delante de nuestros ojos. El agarre y manejo de los objetos (sobre todo los pesados) tampoco es bueno, y si queremos levantar una caja, tendremos que mantener la cámara enfocando al cielo, ya que es la única manera de que nuestro anónimo héroe extienda sus brazos y el objeto no roce constantemente contra el suelo.

Si sabemos manejar a nuestro personaje de manera que no nos desespere, empezaremos a disfrutar de todos los puzles que nos tiene preparado Human Fall Flat. La variedad está asegurada, y aunque empezamos de manera tranquila y facilona, pronto veremos cómo se empiezan a complicar las situaciones. En principio (dependerá de la habilidad de cada usuario) tendremos una duración de 5-6 horas aproximadamente, suficiente sabiendo el tipo de juego que es.

La personalización dará un toque personal a nuestro héroe.

Tan minimalista como nuestro prota

Gráficamente Human Fall Flat deja mucho que desear. No Brake Games opta por formas geométricas minimalistas, con escenarios muy vacíos y sin mucha paleta de colores. Esto no llama para nada la atención del jugador, ni encontramos un motivo para que todo sea tan falto de adornos. Al final el producto dará la sensación de no estar acabado, pese a sí estarlo. Al menos han incluido un editor de personajes, escueto y sencillito, donde podremos cambiar las apariencias y los colores de nuestro héroe de plastilina.

Lo mismo ocurre con el apartado sonoro, brillando de manera aceptable (incluso a veces con demasiada epicidad) en momentos muy puntuales, específicamente cuando realizamos una acción correcta o superamos un puzle. El resto del tiempo será un silencio absoluto, solo cortado por el sonido de nuestros pasos y los objetos que dejamos caer al suelo.

Puntuación
Gráficos
55 %
Sonido
60 %
Jugabilidad
60 %
Duración/Diversión
70 %
Compartir
Artículo anteriorNuevo contenido ha llegado a GTA Online con motivo del 4 de julio
Artículo siguientePhil Spencer – Gamescom 2017 y mejoras para Halo 5 en Xbox One X.
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here