Música pegadiza, un control intuitivo y mucha velocidad ¿Necesitas más?

De la mano de Laser Dog nos llega HoPiKo, un veloz videojuego de plataformas en el que nuestro objetivo es salvar a los videojuegos. Una premisa simple, nada de historias de venganza o tramas oscuras y complejas, ¿Pero se necesita eso para crear un videojuego divertido? Antes de que sigas leyendo, la respuesta es un rotundo No.

En la actualidad muchos videojuegos poseen mecanicas complejas, cientos de horas de contenido y un mundo repleto de iconos; y no digo que se algo malo, pues a mi me das un Far Cry, un GTA o un The Witcher y pasaré horas inmerso en estos mundos, pero a veces se necesitan títulos como HoPiko, videojuegos en los que te dejes llevar por el ritmo de la música y por su atrapante jugabilidad.

En HoPiko tendremos 5 mundos disponibles, cada uno con sus propios niveles y estilo visual propio. En cada uno de estos mundos las plataformas cambian y nos ofrecen un reto diferente, este constante cambio ayuda a mantener el interés del jugador y te anima a querer ver más. Cada uno de estos mundos también se va haciendo más complejo, y nuestra habilidad será la que marque la duración del videojuego. Si dominas muy bien este tipo de videojuegos puedes llegar a pasartelo en una hora, pero si no lo haces tanto, puede llegar a durarte unas tres o cuatro horas. Una verdadera lastima que un videojuego tan bueno, sea tan corto, pues su fantástico ritmo te anima a querer ver más, y cuando llegas al ultimo nivel del quinto mundo, lo único que quieres preguntar es: ¿Eso fue todo?

Aunque el videojuego puede aumentar un poco su duración si quieres superarte a tí mismo en ese nivel que completaste en 4 segundos o si quieres conseguir todos los logros, sigue siendo insuficiente.

HoPiko

En mi opinión si eres un videojuego indie, no puedes intentar lucir como un Gears of War o un Halo, pues simplemente no lo podrás hacer, así que la mejor opción es destacar en el apartado artístico y sonoro. HoPiko consigue hacer esto de maravilla, pues su estilo artístico aunque es minimalista, es bastante alocado y junto a su banda sonora se crea una combinación perfecta.

Un apartado que a mi parecer es el más destacable de este videojuego, es su apartado sonoro, el cual cuenta con un ritmo rápido que te hace olvidar que ya has repetido ese mundo tres o cuatro veces, y simplemente quieres seguir intentando superarlo. Es cierto que si por ejemplo, pierdes en el cuarto nivel tendrás que empezar desde el primero, pero yo no lo veo como un castigo, pues su animada banda sonora te invita a no detenerte y simplemente saltar otra vez. Aunque si esta banda sonora no es de tu agrado, de seguro te agobiaras y no disfrutaras del videojuego.

En conclusión, HoPiko es un videojuego que es bastante adictivo y si te gusta superarte a ti mismo, encontrarás una propuesta bastante desafiante. Pero el problema de que sea tan divertido, es que su corta duración te dejará con ganas de probar más. No imagino cuanto le sumaría a este videojuego, un modo multijugador en linea o cooperativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here