Descubre la verdad que entraña Get Even, lo nuevo de The Farm 51 y Namco Bandai

Tras un desarrollo un tanto en la sombra, y sin conocer muchos detalles acerca de su progreso desde que se anunció nos llega Get Even, la nueva propuesta de Namco Bandai y el estudio The Farm 51. El título en sí tenía que haber visto la luz un mes antes de la fecha de su lanzamiento, pero unas decisiones internas de la compañía distribuidora hizo que finalmente nos llegará a finales  de junio.

La distribuidora nipona nos está trayendo últimamente propuestas muy distintas, así como dispares, además estas apuestan por nuevos e interesantes propuestas como Little Nightmares o en este caso Get Even. El estudio The Farm 51 tiene un pequeño recorrido dentro del sector de los videojuegos desde su fundación en 2005, y es que ha trabajado en licencias como NecroVisioN, Painkiller: Hell & Damnation o Deadfall Adventures. Como podéis ver experiencia no les falta, aunque los proyectos en los que habían trabajado anteriormente no acabaron de cuajar el resultado esperado. No obstante, el anuncio de Get Even fue esperanzador, un soplo de aire fresco y una vuelta de tuerca a lo que habían hecho hasta el momento. Sin embargo, el proyecto fue perdiendo interés por parte de los jugadores a lo largo de los años de desarrollo por la falta de información, y no ha sido hasta este momento en el que, por fin, lo tenemos en nuestras manos que se ha vuelto a tener en mente este título. Veamos que nos ofrecen en esta nueva obra en su análisis al detalle.

Get Even es un título curioso, y un tanto difícil de calificar o cualificar debido a que su propuesta se basa en mezclar distintos géneros e ideas en una única fórmula, la cual a veces no llega a tener muy claro cuál es su registro. No obstante, podríamos enmarcar al juego dentro de los thriller psicológicos, donde se respalda en una narrativa densa, rica y profunda para tratar de contarnos una historia enrevesada y complicada con un desenlace que da para reflexionar durante bastante rato.

La premisa de lo nuevo de The Farm 51 es curiosa e incluso nos ha recordado en cierta forma a distintas propuestas en formato serie de ciencia ficción, como por ejemplo la notable Black Mirror. Por ello, si tuviéramos que describir Get Even quizás podríamos imaginarnos un episodio de la serie, donde se nos trata de explicar todo a base de recuerdos del pasado y material descriptivo escrito en distintos documentos repartidos a lo largo del juego. Get Even hace un uso inteligente de todos sus recursos, aunque hay momentos en los cuales esos elementos no casan muy bien entre sí, convirtiéndose en una mezcla un tanto turbia.

Nosotros seremos Cole Black, el protagonista de esta aventura de acción y rompecabezas, que tratará de zafarse de sus propios fantasmas, además de dilucidar lo que es real y lo que no lo es. Es algo complicado hablar de este título en esta faceta, ya que gran parte de su peso recae en lo narrativo y caer en el spoiler puede ser fácil e incluso reanalizarse  sin premeditación. No obstante, podemos deciros que Black es sometido a una serie de experimentos en una especie de hospital psiquiátrico del cual tendrá que escapar, aunque mientras trata de hacerlo se topa con una misteriosa mujer a la que trata de salvar, pero todo se vuelve aún más confuso en ese punto.

Por otra parte, no podía faltar el antagonista en esta fórmula, una personalidad que esté desquiciando en todo momento a nuestro protagonista hasta el mismo punto de hacerle dudar de su cordura. Este papel lo desempeña Red, un enigmático personaje que nos guía a lo largo de este viaje y que nos acompañará hasta desentrañar cada ápice de este misterio. Get Even es más una experiencia narrativa que un videojuego en sí, nos explicamos, es cierto que tiene otros elementos como tiroteos, puzles, sigilo, exploración, entre otros… Sin embargo, estos son los aspectos que precisamente no acaban de desarrollarse correctamente, y que en ocasiones enturbian un tanto la propuesta, la cual de por sí es atractiva en cuanto a su premisa, pero que no es tan sorprendente como otros títulos del género.

No obstante, Get Even hace cosas muy bien, sobre todo en cuanto al guion se refiere, aunque quizás el desarrollo de este peque de ser un tanto lento. También sabe llevar muy bien el peso y participación del jugador en esta experiencia, puesto que cuenta con un sistema moral y de decisiones muy notable. Este sistema está muy bien trabajado, y es que todas nuestras decisiones tendrán consecuencias directas para el desarrollo de los acontecimientos en el juego. “Tus actos desencadenan consecuencias directas”, esto es algo que se nos remarca constantemente en el título. Por si esto fuera poco, la inmersión del propio jugador en esta obra es bastante profunda, dado a estas decisiones e incluso nos sentiremos participes por las cuestiones morales o filosóficas que se nos plantean. Sin duda, es un título que da coba para debate, y no deja indiferente a nadie por todos los temas que llega a tratar.

Poco más vamos a tratar acerca del argumento del juego, solo decir que este culmina de una forma muy solvente, cerrando todos los hilos abiertos y entrelazando todos los rompecabezas y misterios que se plantean en su desarrollo. Ahora sí, es vuestro turno para adentraros en el psiquiátrico y descubrir de primera mano todo lo que Get Even puede ofreceros en cuanto a su faceta narrativa.

Dejando de un lado su historia o premisa argumental, vamos a centrarnos un tanto en sus mecánicas jugables. Estas son sencillas y tampoco es que tengan una relevancia muy alta dentro del conjunto jugable, ya que si recordamos lo comentado en líneas anteriores, estamos ante una experiencia más bien narrativa.

Como hemos dicho antes Black se ve sumido en un extraño experimento del cual es víctima. Este atormentará a nuestro personaje en todo momento, y es que mediante una especie de casco neurológico reviviremos los perturbadores recuerdos del pasado de nuestro protagonista. En este sentido, es impresionante como las emociones o las distintas circunstancias han sido plasmadas directamente en el juego y los personajes, ya que nuestro protagonista reacciona en todo momento a todo lo que vive, mostrándose incomodo con aquello que no desea recordar.

La mayoría del tiempo estaremos explorando los distintos escenarios que componen el juego, los cuales llegan a desmoronarse a nuestro paso, como si estuviéramos en una secuencia inestable del animus, dependiendo del estado del recuerdo. Mediante la exploración iremos encontrando pistas para seguir avanzando en el camino correcto, así como los distintos documentos descriptivos de los que hablábamos anteriormente. La recolección completa de estos últimos es una tarea ardua, la cual quizás nos llevará a volver jugar ciertas partes del juego. Esto le suma cierto carácter rejugable al título, aunque no es que se incite mucho a ello.

A parte de la exploración, tenemos otras facetas como habíamos citado anteriormente: el sigilo, la acción y los rompecabezas. Vamos a hacer especial inciso en las secuencias o fases de acción, las cuales se mezclan con el sigilo y  no acaban de funcionar del todo bien. Estas se sienten poco fluidas, torpes y toscas, lo cual nos aleja en cierta forma del juego y emborrona un tanto la experiencia final. No obstante, siempre podemos optar por intentar obviar los enfrentamientos, ya que de esta forma mantendremos los recuerdos inalterados (si utilizamos la fuerza bruta, alteraremos la realidad del pasado y, por lo tanto, los recuerdos).

Hemos hablado de la acción y tiroteos, por lo tanto, tenemos que tener una serie de armamento a nuestra disposición. Nuestro equipamiento es una pistola con silenciador, un móvil y un fusil de asalto. Estos utensilios citados los tendremos desde el mismo momento que empecemos la aventura, aunque en ciertas ocasiones no podremos tener acceso a ellos. El móvil será nuestra herramienta más versátil, ya que en él tenemos una serie de aplicaciones clave, entre las cuales podríamos destacar un escáner de pruebas, luz ultravioleta, un GPS o incluso una linterna. Este dispositivo será utilizado con mucha frecuencia a lo largo de la aventura.

El móvil es un dispositivo que se utiliza mucho en esta aventura, ya que gracias a él podremos interactuar con los distintos rompecabezas que nos propone el título. Los puzles está bien ideados y algunos suponen algún que otro quebradero de cabeza, pero desafortunadamente la presencia de estos en el juego es muy escasa. En este sentido, hemos echado en falta una cantidad mayor de estos, e incluso más variedad. No obstante, hemos agradecido en todo momento su aparición, puesto que suponían un soplo de aire fresco en el desarrollo del juego.

Comentadas las principales características del teléfono, pasamos a una de las mecánicas jugables que más nos ha sorprendido, se trata de una de las armas principales. Como hemos comentado, contamos con una especie de fusil de asalto, que no es otra cosa que un brazo mecánico que tiene una pistola acoplada. Gracias a este mecanismo podremos disparar a través de su visor en ángulos de hasta noventa grados, cubriendo así las esquinas y los techos. Una mecánica que hasta la fecha no habíamos visto y que nos ha gustado mucho su implementación, aunque su puesta en escena no es todo lo buena que cabría esperar.

En lo referente a la duración de Get Even, estaríamos hablando entorno a las ocho o diez horas de duración dependiendo del jugador. No obstante, el estudio de desarrollo comentó en una de las notas de desarrollo que el título podría ofrecer hasta 50 horas de juego, cosa que igual podríamos llegar si sacamos el máximo partido del juego consiguiendo todos los documentos coleccionables y los distintos caminos o decisiones morales.

Por otra parte, el apartado gráfico se muestra un tanto desfasado, como si hubiera estado a caballo entre dos generaciones. No nos malinterpretéis, no es que sea malo, de hecho es bastante correcto y en general cumple, pero no es para nada destacable ni potente. Las texturas, las animaciones de algunos personajes y los efectos tienen bastante margen de mejora, por lo que nos hemos quedado un tanto fríos en este sentido. Sin embargo, esta carencia la suple con una buena dirección en el diseño artístico, contando con unos entornos bien ambientados y logrados, aunque peca un tanto en la repetición de patrones en los escenarios.

Finalmente, tenemos el apartado sonoro, donde quizás tengamos una mayor dedicación. La banda sonora es bastante buena. Esta cuenta con unos temas acordes con la tez y temática de la aventura que aportan cierto enfoque a la ambientación en los momentos que más lo necesita. En rasgos generales, el apartado cumple con creces e incluso se permite de vez en cuando alguna que otra floritura musical. No es nada del otro mundo, pero sorprende gratamente. Por último, comentar que el doblaje está totalmente en inglés con unas interpretaciones bastante buenas por parte de los actores de reparto originales. De esta forma, nosotros nos tenemos que contentar con unos minúsculos textos en castellano, de verdad que no entendemos la decisión de utilizar ciertas tipografías en las traducciones…

 

Puntuación
Gráficos
75 %
Sonido
80 %
Jugabilidad
75 %
Duración
80 %
Compartir
Artículo anteriorRevelada la verdadera potencia de Xbox One X en ciertos títulos
Artículo siguienteContenido de la actualización de julio de Gears of War 4
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here