De-Formers rellena esos ratos libres que te quedan en el sofá con combates locos y divertidos.

 

Ready at Dawn es la desarrolladora de este título frenético, fresco y de juego libre llamado De-Formers donde en base a una idea algo loca e inusual, nos hacen manejar a un ser viscoso, divertido y “saltarín” llamado Dummy que hará las delicias de combates muy divertidos donde nuestras batallas contra otros serán a empujón limpio. Y es que De-Formers nos presenta un título con un corte al más estilo Arcade, con plataformas 3D, con la diversión del matchmaking asegurada, pero con sabor agridulce que disfrutaremos solo cuando tengamos esos ratos muertos de sofá y no tengamos que rebanarnos los sesos demasiado para entretener a nuestro cerebro.

Nuevo rumbo y nuevos aires, aunque ¿son los acertados?

Detrás del telón y del desarrollo de De-formers, como ya dijimos al principio, tenemos a Ready at Dawn una compañía que se hizo un nombre gracias a títulos como Daxter o God of War: Ghost of Sparta. Se esperaba que tarde o temprano dieran el salto a la nueva generación de consolas (y vaya si lo hicieron), cuando presentaron su título The Order: 1886, un steampunk exclusivo para la consola de Sony y el cual fue aclamado visualmente, donde nos ponía en una ambientación muy cuidada de la antigua ciudad de Londres del siglo XIX.

Podían haber seguido una estela parecida a la de su anterior título, pero prefirieron hacer un cambio. Un giro de 180 grados. La compañía lo hizo definitivamente con este título, De-Formers, saliendo de las oficinas de Ready at Dawn con una buena base y personalmente creo que acertaron bastante ya que este tipo de juegos rápidos y directos son los que, de vez en cuando echamos en falta en nuestros ratos libres, aunque he decir que peca en varios aspectos y que a mi parecer son muy importantes.

Si tuviéramos que explicar de forma sencilla de que trata De-Former sería algo fácil y lioso a la vez hasta que no se prueba, ya que en la primera parte del juego es donde podemos encontrarnos la primera piedra en el camino o parte negativa. Esto lo digo porque, nada más empezar, no disponemos de tutorial alguno o instrucciones para saber que tenemos que hacer o como lo tenemos que jugar por muy básico que sea. Si es cierto que cuando empezamos el análisis a mediados de semanamás concretamente el viernes 19 de mayono contábamos con este tutorial en el juego y justamente ayer mismo día 24 salió una actualización de unos 5Gb aproximadamente que solventaba éste desafortunado inicio.  Hablaremos más de este nuevo tutorial incluido con la actualización.

Antes de empezar nuestra primera partida, sin tener la actualizaciónno teníamos acceso a ningún tutorial básico y desde Ready at Dawn, han decidido poner fin a esto con la reciente actualización ya que era una opción que todo el mundo echaba de menos. Si nos vamos a dicho tutorial, encontraremos un menú llamado: Menú de aprender. Allí tendremos varios apartados donde nos enseñará a movernos, combatir, como utilizar las clases y las habilidades o poderes. No hay que aprender tampoco álgebra para jugar, ya que rápidamente se le coge el “tranquillo” al título, pero después de pasar por el nuevo tutorial logré enlazar por fin alguna de las acciones de mi personaje, lo cual antes costaba adaptarse sin la nueva actualización.

¡¡Salta, rebota, dispara y diviértete!!

A primera vista el juego cumple y promete para pasar buenos y divertidos ratos, ya que la propia base del juego donde se asienta, hace que te apetezca probarlo y disfrutar de esos momentos donde quieres pasarlo bien y desconectar. En el juego tomaremos la forma de los Dummys, unas criaturas blanditas y divertidas que harán que nos peleemos unos contra otros, siempre en “matchmaking” o en juego local, en un mapa muy sencillo en 3D y en el que, rebotando y saltando unos contra otros sacaremos a los demás jugadores de dicho mapa para terminar primeros en la ronda mientras tenemos algunas habilidades para esto.

Por otro lado, es cierto que tenemos muchos personajes y elementos estéticos para desbloquear que bien podemos adquirir jugando partidas en todos los modos o con pequeños micro pagos dentro del juego, aunque esto último no estaría de más que le dieran otra vuelta de tuerca en su próxima actualización, ya que el precio actual del juego, a mi parecer, es demasiado alto como para incluir más micro pagos por disfrutar de un título que carece de un contenido más pulido.

El nivel de detalle en el modelado del apartado técnico me ha parecido que es bueno, los contornos de cada personaje junto con sus distintas expresiones son muy variadas y el apartado artístico del juego es también sensacional. Además de contar con unos viscosos personajes y unas “skins” muy divertidas y vistosas, utilizaremos unos potenciadores o poderes repartidos dentro de la partida que nos permitirán aumentar nuestra fuerza por un tiempo limitado, como lanzar bombas, confundir a nuestros oponentes o realizar ataques especiales; y que siempre les añaden dinamismo y sorpresa a las partidas. Éstos aparecen en zonas claves del escenario, como montículos o resaltos lo que nos obligará a estar atentos para evitar que caigan en manos del equipo contrario.

Otras pequeñas habilidades que podremos elegir a la hora de seleccionar la partida y que irán de la mano de nuestro personaje son las clases. Depende del tipo de partida, podremos utilizar bien unos u otros, ya que disponemos de varias clases como mejor embestida (clase ariete), tanque y bloqueo (clase guardián), disparo rápido a ráfagas (clase tirador), o aturdir a los rivales (clase velocista).

Una gran idea, pero mejorable en varios aspectos

En cuanto al siguiente apartado hablaremos de los modos de juego. En este caso contaremos con varios modos en los cuales dispondremos del típico modo “Deathmatch”, es decir, lucharemos todos contra todos o el más conocido “Deathmatch Team” donde nos emparejarán con nuestros amigos en partidas divididas en 8 mapas diferentes. Añade también un modo muy llamativo pero que a su vez es un calco directo al puro estilo Rocket League de lo más notable; que es el modo fútbol o Form Ball basado en pequeños partidos de este deporte, ambos únicamente para multijugador online. Tengo que decir, que este último modo de juego fue el que más me gustó cuando lo probé, ya que es el más divertido y entretenido a mi parecer, creando un buen ambiente entre amigos para el que está creado el juego.

El sonido o la música del título bien pudiera comentarse por encima, ya que cumple en lo esperado con un juego donde las partidas no son extremadamente largas y el relleno sonoro hace su labor. Eso sí, llegados a este punto y que no debería ni mencionarse, pero me veo en la obligación, es que mi experiencia en cuanto a partidas con otros jugadores han sido una lotería, algo escasas y mejorables ya que no había forma de encontrar partida en una sala de cualquier modo de juego del que disponemos, pasaban un mínimo de 20 a 25 min; esto es un punto en contra y más un título como este que se basa fundamentalmente en un modo “Deathmatch”. El no encontrar jugadores o prácticamente a casi nadie para pasar un buen rato puede llegar a ser algo insufrible para el jugador a pesar de pagar un precio elevado por el título.

Puntuación
Diversión
70 %
Jugabilidad
70 %
Gráficos
70 %
Multijugador
30 %
Compartir
Artículo anteriorYa sabemos que llevará EA al E3 de este año
Artículo siguiente‘Sonic Mania’ podría lanzarse el 15 de agosto según una filtración
Aprendiendo dia a dia. Sigo viviendo en un 3º piso de Gotham City. Me crié con aquellos 8 y 16 bits de entonces y entendí que los videojuegos es un arte. Colaborando y analizando en ComunidadXbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here