childoflight

Últimamente el mercado indie está pisando fuerte y está jugando un gran papel frente a la ausencia de grandes propuestas. Ubisoft descubrió el año pasado un mercado muy jugoso en este tipo de videojuegos debido a la gran aceptación que tuvo Far Cry 3: Blood Dragon y Call of Juarez: The Gunslinger por parte del público. Por lo que ahora con un equipo de poco más de cuarenta profesionales de Ubisoft Montreal nos llega, Child of Light, una apuesta muy original, atrevida y bonita que rinde homenaje a los juegos clásicos del género de rol japoneses.

Child of Light es un proyecto a caballo entre una producción de medio coste y una producción de grandes dimensiones. Demuestra que no hace falta excesivos recursos para lograr embelesar al jugador con un resultado muy talentoso, toda una maravilla audiovisual gracias a una bellísima banda sonora y un apartado visual apabullante, como sus propios creadores lo han catalogado, una poesía en movimiento que fluye por sí sola.

Queriendo rememorar la época de los 16 bits, la época dorada del género de rol, los chicos de Ubisoft Montreal se inspiraron de lleno en ella para volver a trasladarnos a un título lleno de emociones, aventuras, exploración, combates por turnos y grandes sorpresas. Child of Light es quizás el trabajo más personal de la compañía hasta la fecha y eso marcará un antes y un después, o eso creemos, en el género.

child of light 1

En Child of Light deberemos encarnar a Aurora, una joven princesa, que tras caer enferma se despierta en el fabuloso mundo de Lemuria. Un reino maravilloso, lleno de paisajes propios de los cuentos de hadas que nos trasportará tanto a lugares muy bonitos y bellos que desprenden vida y color como a lugares más tenebrosos en los que la luz es prácticamente inexistente. Bajo la premisa de que la reina de la oscuridad quiere acabar hasta con el último atisbo de luz, nuestra joven protagonista deberá enfrentarse a multitud de temibles enemigos oscuros para poder hacerle frente y poder regresar a casa.

Un argumento que cumple excelentemente con su función, pero que no está muy presente en el desarrollo del juego y no va más allá de su trasfondo. No obstante, nos lleva en volandas hasta el final del juego y nos sirve de nexo con la extraordinaria jugabilidad del título que se presenta muy pulida. Child of Light cuenta con un sistema de combate muy innovador y un sistema de habilidades con una progresión muy adecuada y accesible cosa que se agradece y mucho para aquellos usuarios que no estén muy familiarizados con los juegos de este tipo. Además, el juego cuenta con un alto contenido de exploración que oculta grandes secretos y sorpresas para el jugador.

Que nadie se haga una idea equivocada por la forma de distribución de este juego. El hecho de que nos haya llegado mediante distribución digital no significa que no se hayan curado y pulido ciertos elementos del juego, ni mucho menos. Child of Light cuenta con un nivel de cuidado y pulido extremadamente detallista y nada se ha dejado descuidado. La aventura por Lemuria nos llevará cerca de 10 horas acabarla, pero si nos adentramos en todos sus recovecos y nos entretenemos en completarlo todo, podemos irnos perfectamente a las 15 horas de juego. Para tratarse de un juego de este calibre no está nada mal, pero quizás esperábamos más horas. Sin embargo, la satisfacción y lo sumamente reconfortante que resulta la experiencia de juego hace que no nos paremos a ponerle pegas a nada, ni mucho menos a su precio, que nos parece bastante acertado para lo que ofrece, unos 15 euros.

child of light 2

El desarrollo de esta aventura se realiza en “scroll” lateral. Una jugabilidad totalmente bidimensional que nos guiará en toda nuestra aventura de forma lineal, aunque siempre podemos pararnos a explorar cada rincón de Lemuria, volver sobre nuestros pasos por si nos hemos dejado algo o incluso disponemos de un sistema de viaje rápido. Este sistema nos permitirá viajar a diferentes localizaciones del reino para poder explorar aquellos lugares que hayamos pasado por alto. Child of Light no es un juego que agobie en este sentido, ya que la profundidad de la exploración por los diferentes mapeados no es muy basta, si que podremos encontrar infinidad de cofres, secretos ocultos, potenciadores, ítems e incluso hablar con algunos personaje, pero con todo ello no pretende asfixiar ya que no va más allá.

Los ítems y potenciadores que nos encontremos serán los únicos a los que podremos tener acceso puesto que no se ha introducido ningún sistema de comercio ni tiendas para poder adquirirlos, ni falta que le hace, puesto que nos encontraremos bastantes en nuestra aventura. El uso de ítems no está muy potenciado, pero seguramente recurriremos a ellos en los enfrentamientos más peliagudos del juego puesto que hay algunos que mínimamente nos supondrá un reto pese a que no haya muchos.

Child of Light cuenta con muchas peculiaridades e innovaciones, pero la que más destaca a parte de su jugabilidad es su sistema de combate que no deja nada al azar. Los combates o enfrentamientos tendrán lugar cuando Aurora, la protagonista, o un enemigo entren en contacto. Si un enemigo nos sorprende el equipo de éste empezará con ventaja en la barra de tiempo de ataque y si por el contrario nosotros sorprendemos al enemigo por la espalda comenzaremos con ventaja nosotros, pudiendo atacar antes.

child of light 3

Hasta aquí pocas novedades dado que esto ya lo incorporaban otros juegos del género. Sin embargo, las novedades las encontramos en sus dinámicas de combate que nos permiten atacar, defendernos, lanzar magias, utilizar ítems o huir todo ello con una estrategia a seguir. Unos pequeños iconos con la imagen de cada personaje que dispute el combate avanzará a través de una línea temporal en la parte inferior de la pantalla. En la línea temporal se diferencian dos partes: una parte de espera y otra para realizar nuestras acciones de color rojo. Al llegar a la zona roja deberemos seleccionar nuestra acción y cuando llegue al final de ésta se ejecutará. ¿Sencillo, no?, pues la verdad es que no. Cada personaje cuenta con una velocidad de ataque diferente y aquí está el factor estratégico. Además, si un enemigo nos ataca mientras estemos en la fase de acción nos interrumpirá y volveremos al principio de la línea de tiempo sin poder llevar acabo nuestro turno.

En la estrategia de este sistema de combate interfiere un pequeño ser que nos acompañara fielmente en nuestra aventura, Igniculus (una luciérnaga), a la cual podremos controlar con el stick derecho para poder abrir ciertos cofres y recoger “deseos” que rellenaran levemente nuestra barra de magia y vitalidad. Igniculus, además, podrá ralentizar a los enemigos para hacer que avancen más lentamente por la barra de tiempo y así podremos jugar con una ventaja extra. Tendremos que ser cuidadosos y mantener un equilibrio entre ataque y defensa si queremos salir victoriosos de los combates. Y como decíamos que todo está cuidado al detalle podremos contar con la ayuda de un segundo mando para controlar a Igniculus y así compartir nuestro periplo con amigo o familiar.

A lo largo de nuestra aventura iremos reclutando adeptos para nuestro equipo y así contar con aliados para hacer más llevaderos los combates ya que conforme vamos avanzando en la historia la dificultad incrementa progresivamente capítulo a capítulo. Hasta seis personajes nos encontraremos que podrán unirse a nuestro plantel de aliados, cada uno con habilidades y aspectos distintivos como: un bufón con habilidades curativas, un mago experto en magias, un luchador efectivo en el cuerpo a cuerpo, etc.

child of light 4

Si podemos poner una pega al juego es que el número máximo de personajes que podemos controlar en los combates es de dos, cosa que nos llevará a tomar una gran decisión en el momento de equilibrar lo que decíamos de la estrategia ataque y defensa en los combates. Si optamos con personaje ofensivo y otro defensivo o todos ofensivos, las posibilidades son varias y seguramente en más de una ocasión deberemos de cambiar de personaje en plena refriega porqué nos topamos con un enemigo inmune a los ataques de un personaje ya que los enemigos pueden pertenecer a diversos elementos como: tierra, agua, fuego, oscuridad, luz, etc.

Como todo buen juego de RPG que se precie Child of Light cuenta con un sistema de progresión de habilidades muy bien implementado. Conforme vayamos ganando combates obtendremos experiencia y con ella nuestros personajes subirán de nivel aunque no hayan participado en el combate. Con cada nivel que subamos obtendremos un punto de habilidad especial que tendremos que invertir en el estupendo árbol de habilidades que se han marcado.

Cada personaje cuenta con su propio árbol de habilidades por lo que ofrece más dinamismo a la experiencia, así que deberemos elegir qué aspectos aumentamos de cada personaje y que habilidades queremos potenciar según nuestra estrategia de combate. Además, contaremos con unos objetos especiales llamados Oculis. Los Oculis son unos elementos mágicos que nos aportarán cierto porcentaje extra de ataque, defensa, velocidad, etc. Para obtenerlos deberemos de mezclar unos minerales que iremos encontrando a medida que exploremos los mapas, las posibilidades de combinaciones son bastantes y deberemos ir experimentando hasta encontrar aquella que más nos convenga.

child of light 5

No lo vamos a negar Child of Light ha llamado la atención por su increíble apartado visual. Y la gran culpa de ello lo tiene el impecable motor gráfico de Ubisoft, el UbiArt Framework. Este motor es propiedad de la propia compañía y permite adaptar tal cual bocetos de diseños del papel directamente a la pantalla. Ya obtuvieron grandes resultados con él en Rayman Origins y Rayman Legends y ahora nuevamente nos dejan con la boca abierta, porqué además de ofrecer un apartado visual alucinante con una fluidez digna de admiración.

El diseño artístico ha sido inspirado de las fascinantes ilustraciones del gran Yoshitaka Amano y de múltiples ilustradores de la gran época dorada del género. La verdad que el resultado es increíble no hay palabras para describir la hermosura, la belleza y el detalle de cada paraje, simplemente es único y a nuestro parecer irrepetible porqué roza la perfección con una profundidad 3D muy trabajada. Poniéndonos más técnicos que sabemos que a muchos os gusta, hemos de decir el resultado es muy notable y que se ve muy bien en todas las plataformas, pero sobretodo se llevan la palma las de nueva generación logrando así una resolución de 1080p en Xbox One y una tasa de fotogramas por segundo de 60 frames en todas las plataformas en las que ha sido lanzado.

No hay mejor complemento a un apartado visual impecable que una banda sonora acorde a su calidad. Coeur de Pirate ha sido el encargado de trasladar los sentimientos, las emociones y todos los momentos memorables que vivimos en Child of Light a las partituras. Y hemos de deciros que no conocemos mejor forma de hacerlo. Ha conseguido trasmitir las mismas sensaciones que nos trasmite su apartado jugable con una sensibilidad musical inigualable gracias a unas melodías interpretadas con el piano que erizan el bello y nos encogen el corazón.

Conclusión

Child of Light es poesía en movimiento, un producto realmente fascinante que creemos que no se puede igualar y que muy pocas veces vemos. Un RPG que trasmite al jugador las sensaciones y sentimientos que vive el personaje en pantalla con un apartado visual de escándalo. Hacía tiempo que un estudio no nos había hecho prestar tanta atención en un título y Ubisoft Montreal lo ha conseguido con un acabado muy cuidado y seguramente con una de sus creaciones más personales. Agradecemos de veras que finalmente nos haya llegado este título a  nuestras manos y sin duda un imprescindible para todos los amantes de este género.

¿Qué te ha parecido nuestro análisis de Child of Light?, comparte tu opinión.

Gráficos: 9,5.

Jugabilidad: 9.

Sonido: 9.

Duración: 8,5.

Nota: 9.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here