Chariot nos plantea la tesitura de tirar del carro con nuestro difunto rey…¡literalmente! Lee nuestro análisis para conocer más sobre esta original propuesta.

Chariot foro

Como ya pasó el mes de Julio con Guacamelee, este mes de Octubre tenemos de forma gratuita gracias al programa Games with Gold otro título arcade que hace su aparición en Xbox One. Chariot, desarrollado por el equipo canadiense Frima Studios , nos propone un reto combinado de puzles y plataformas, donde tendremos que tirar del carro , literalmente, de principio a fin.

Con un mercado arcade copado de juegos en dos dimensiones, hace falta dotar a los títulos que hacen su lanzamiento de nuevas características y propuestas jugables que sean apetecibles para el jugador. Chariot nos propone la clásica jugabilidad de los plataformas, unidas con ciertos puzles, y cuyo denominador común está fuertemente relacionado con un carro, que nos ayudará ( o pondrá más difíciles las cosas) a lo largo de toda la aventura. La historia, pese a su simpleza, sirve como excusa para seguir avanzando a lo largo de las diferentes fases de las que constará el juego. Este carro, contiene el cadáver de un difunto rey bastante disconforme con el lugar de emplazamiento donde descansar eternamente. Nosotros, en el papel de lacayo (hombre o mujer, tendremos la posibilidad de elegir), tendremos que buscar un lugar entre las catacumbas y cuevas subterráneas donde nuestra alteza pueda encontrar un sepulcro que haga honor a su nombre. Para realizar tal hazaña, tendremos que empujar, arrastrar y trasladar el carro desde un punto A a un punto B superando todos los obstáculos, resolviendo todos los puzles y recogiendo tantas joyas como podamos.

Chariot img1

Como os podréis imaginar, los escenarios no son simples paseítos, sino que encontraremos obstáculos que dificulten nuestro objetivo. Desde los más básicos, con desniveles en el terreno, rampas y fosos, hasta otros más complicados que se componen de unas plataformas mágicas, buscar interruptores escondidos o nieve en el terreno. Las plataformas citadas, estarán bastante presentes y se compondrán de dos vertientes: las plataformas de la vida nos permitirán posarnos sobre ellas, pero no así nuestro carro. Por el otro lado, las plataformas de la muerte serán traspasables por nuestro protagonista pero no por nuestro carruaje. Estas pequeñas variaciones otorgan cierta originalidad al título y hacen de cada fase algo diferente, pero sin llegar a innovar en el género. Es más, pese a estos cambios en la jugabilidad, siempre nos encontraremos con las anodinas y repetitivas situaciones de tirar del carro en todo momento. Los jugadores más avezados lo entenderán: empujar y tirar de objetos en puzles no es de las mecánicas jugables más interesantes de un título, asi que estar realizando dicha acción los 10 o 15 minutos que nos puede durar cada fase, llega incluso a ser frustrante.

Para poder superar todos los obstáculos con los que nos toparemos, iremos desbloqueando unas habilidades especiales para ir mejorando nuestro carro y dotarlo de nuevas funciones. Por citar algún ejemplo, con la recolección de unos pergaminos, junto con dinero que iremos ganando en cada fase, podremos desbloquear los faros para poder ver el camino en zonas oscuras, una bomba-pájaro, un gancho para atar el carro o unas ruedas con pinchos especiales para la nieve. Según vayamos desbloqueando estas mejoras, nos veremos en la tesitura de volver a rejugar una fase completada anteriormente para llegar a esa zona que antes era inaccesible, en pos de alcanzar otra salida u otro objeto. Para alargar un poco más la ya de por sí extensa vida del título, en cada escenario habrá tres calaveras que podremos coleccionar para de esta forma completar el 100% del juego. Pequeños alicientes, que intentan picar al jugador, pero que irremediablemente sigue sin atrapar debido al mismo problema en la mecánica de juego.

Aunque la baza principal de Chariot es la explicada (resolución de puzles y exploración) no siempre nos encontraremos zonas tranquilas. En ocasiones seremos sorprendidos por enemigos que no nos atacarán a nosotros, sino que su objetivo será el dinero almacenado en el carro. Nuestro lacayo tendrá a su disposición un ataque para poder ahuyentar a estas pequeñas criaturas y evitar que roben todo el oro conseguido. Aparte del peligro de los enemigos, también deberemos estar atentos de no abandonar el carro, ya que si nos alejamos lo suficiente de nuestro difunto rey, nos saldrá un contador que al llegar a cero nos teletransportará al ultimo checkpoint por el que pasamos.

chariot img3

Hay otro aspecto destacable y criticable a partes iguales en Chariot: el modo cooperativo. De forma exclusivamente local podremos compartir el carro junto con otro amigo, convirtiendo la aventura en una experiencia más agradable. Aparte de poder completar la historia, tendremos otros desafíos que solo se podrán completar de forma cooperativa. Un modo que le sienta como un guante al juego, pero que es inexplicable que no haya multijugador online ya que sería un buen aliciente para completar el juego con la compañía de un amigo.

Como ya hemos mencionado anteriormente, Chariot es un juego diseñado completamente en 2D, con gráficos muy coloridos, pero que a la larga llegan a resultar repetitivos. Pese a pequeños cambios entre fase y fase, con diferentes terrenos, nieve u otro tipo de iluminación, pronto tendremos la sensación de estar jugando en una monotonía de fases sin motivo aparente. Además, pese a cambios en sus puzles, tampoco suponen un soplo de aire fresco, lo que genera que sigamos sintiendo esa repetición nivel tras nivel. Al final, aunque la estética de los personajes y escenarios parezcan atrapar al jugador, pronto descubriremos que los gráficos no lo son todo en Chariot.

Algo parecido podemos decir del apartado sonoro. La música, bastante discreta y sin llegar a resaltar en ningún momento. Nos acompañará en todo momento, con cortes bastante tranquilos, para que no resulten excesivamente cargantes en cada fase. Las voces, en inglés, no destacan tampoco demasiado debido a que existen pocos diálogos en todo el juego: solamente el rey difunto y un esqueleto mercader tendrán el don de hablar. Un apartado sonoro bastante normalito, que pasa sin pena ni gloria a lo largo de toda la aventura.

chariot img2

Conclusión

Chariot nos ofrece la posibilidad de disfrutar de una experiencia de puzles y plataformas en 25 largos niveles que nos brindarán horas de juego. Aunque esto parezca algo bueno, no podemos afirmarlo debido a la reiteración de mecánicas y a un elemento muy desafortunado que tiene el título: tirar todo el rato de un carro no es una acción muy agradable. Aunque parezca que el carro puede dar mucho juego a la hora de resolver puzles e introducir ideas frescas, en verdad acaba siendo un elemento que entorpece y llega a frustrar la experiencia de juego.

Sólo hay ciertos elementos que nos picarán a continuar con la aventura: la exploración de los escenarios buscando todos los coleccionables, dsbloquear todos los accesorios que puede tener nuestro carruaje y un modo cooperativo de forma local hacen de Chariot un juego largo, que pueden disfrutar de forma gratuita los usuarios Gold de Xbox One este mes de Octubre.

Gráficos: 7.0

Jugabilidad: 6.0

Sonido: 6.0

Duración: 7.5

Nota Final: 6.5

¿Estás dispuesto a tirar del carro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here