Agents of Mayhem, lo nuevo de Volition, nos propone acción a raudales y sin dilaciones

Desde que Volition comenzará su andadura con la saga Saints Row en 2006, las entregas de esta, así como los trabajos de este equipo cada vez han sido más y más elaborados además de desternillantes, alocados e hilarantes. Volition creó un subgénero dentro del sandbox o juego de mundo abierto que poco a poco ha ido perfilando con cada nueva entrega de la saga Saints, una saga que nunca se ha tomado en serio ni a sí misma, pero que siempre ha contado con su propia seña de identidad y calidad.

Por estas razones, son muchos los aficionados a sus juegos, y aunque no suelen ser tan profundos como otros del género, sí que consiguen su propósito más claro: el de entretenernos sin más dilación o miramiento. Por ello, el estudio vuelve a la carga con una propuesta de su peculiar locura sana. Se trata de Agents of Mayhem, juego que vamos a analizar en las siguientes líneas, sin más dilación arrancamos.

Los trabajos de Volition nunca se han caracterizado por contar con un presupuesto desorbitado, son desarrollos modestos y de medio corte, pero aun así siempre han sabido sacar el máximo partido de los recursos a su alcance para obtener el mejor resultado posible. Y a nuestro parecer lo han vuelto a hacer con Agents of Mayhem, a pesar de los errores o imperfecciones que se comentan acerca de él y que detallaremos más adelante.

Por otra parte, si habéis jugado a las últimas entregas de la franquicia Saints Row, entre ellas Saints Row: The Third y Saints Row IV, ya podéis ser un poco conscientes de lo que vais a encontrar en esta nueva obra. Agents of Mayhem es una curiosa mezcla, salvando las distancias obvias, de Crackdown, la propia saga Saints Row y un poco del burlesco humor característico de la saga Borderlands. Por lo tanto, nos encontramos ante una fórmula que no reinventa nada, y que no innova, pero que a su vez es fresco y diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Volition nos ofrece la posibilidad de desatar toda nuestra adrenalina, agobio y estrés producidos por el calor del verano en un título de acción de mundo abierto con unos personajes muy bien construidos, definidos y carismáticos. Se distancia de estereotipos concebidos, el realismo o directrices establecidas por el tipo de género, para centrarse en la diversión y el entretenimiento como solamente ellos saben hacer, con mucho sentido del humor.

En esta ocasión, viajaremos hasta una versión futurista de la ciudad de Seúl, donde controlaremos a distintos miembros de la agencia Mayhem. Esta asociación ha sido construida con un único fin, el de acabar con la amenaza y el caos producido en la ciudad por la organización malvada la LEGION. Como podéis ver la premisa del título no es muy profunda, y tampoco se pretende que lo sea. Sin embargo, es capaz de mantener una cohesión estable entre las distintas misiones y tareas que componen el juego para justificar así nuestras andanzas por la urbe de Corea del Sur.

A diferencia de lo que estamos acostumbrados en la saga Saints Row, en Agents of Mayhem tendremos el control de distintos personajes. El estudio ha dado un giro de tuerca a la jugabilidad de esta obra, teniendo que controlar a un grupo de tres héroes en vez de a uno solo, aunque eso sí, podremos alternar entre ellos en tiempo real mientras estamos enfrascados en combate. Por el momento, contamos con un total de 12 héroes, aunque este plantel podrá ampliarse posteriormente mediante contenido descargable, o eso parece. Al principio solamente tenemos tres personajes disponibles entre los que poder elegir, pero a medida que vamos avanzando en la aventura desbloquearemos nuevos agentes. Estos se pueden obtener al completar misiones principales del juego, o bien completando las misiones de los propios personajes, ya que cada uno de ellos tiene su propia historia.

Por otro lado, cada personaje nos presenta un estilo de jugabilidad y mecánicas distintas, lo que hace que el combate sea variado y dinámico. Por ello, será crucial elegir correctamente, así como sabiamente los héroes que vamos a llevar en nuestro escuadrón, ya que debemos ser conscientes que hay ciertas sinergias entre las clases o tipos (tanque, tirador o especialista). Por lo descrito en las líneas anteriores, pensaréis que el sistema de equipos es complejo y requiere de tiempo para poder organizarlo, pero tranquilos no es así. Toda la gestión de nuestro equipo y héroes es muy intuitiva, así como fácil de gestionar.

Hemos dicho que Mayhem es una asociación para combatir a LEGION, que curiosamente si lo traducimos sería algo así como el caos o la violencia, sin duda Volition está sobrada de ingenio. Anécdota aparte, toda buena organización contra el mal que se precie, debe contar con una base, y en Agents of Mayhem tenemos una a bordo de una nave. La base recibe el nombre de “Ark”, y desde ella controlaremos casi todo lo referente a la agencia. De esta forma, nos será posible asignar las habilidades o mejoras a nuestros personajes (también lo podemos hacer desde el propio menú del juego, donde también podemos gestionar el inventario o acceder al mapa de la ciudad), cambiar los integrantes de nuestro escuadrón, gestionar las misiones y tareas, así como los vehículos de nuestros agentes, entre otras pequeñas opciones más. La integración de la base Ark está muy bien realizada y la transición entre ella y la ciudad es bastante fluida, por lo que resulta una herramienta muy útil.

En cuanto a las misiones se refiere, estas carecen un tanto de la originalidad o inspiración de las de la saga Saints, ya que en ellas podemos ver algún patrón de semejanza. Y tampoco favorece a este factor el hecho de que se intercale la ciudad de Seúl con la guarida de LEGION en numerosa ocasiones, puesto que el diseño de la guarida es prácticamente el mismo en casi todas las ocasiones (algo razonable y lógico según se mire). Las misiones primarias suelen ser más divertidas y entretenidas que las secundarias, además de ser las más interesantes y las que más recordaremos. No obstante, las misiones de agentes merecen una especial mención, ya que algunas de ellas son un verdadero despiporre.

Dado a la naturaleza de las misiones, el jugador puede notar ciertas sensaciones de monotonía o repetición, pero lo cierto es que el carácter del juego es así. En otros títulos del género no es tan palpable al tener una paleta de misiones más variada, pero en este caso quizás este sea un punto que le juegue en contra. No obstante, nosotros lo hemos disfrutado como verdaderos críos, y nos hemos divertido en casi todo momento. Aunque por otra parte, hay que comentar un factor muy a tener en cuenta cuando empezamos a jugar a Agents of Mayhem. Se trata de su dificultad, y es que esta no está muy bien medida, o sí, según se mire. En el título tenemos disponible hasta un total de catorce o quince dificultades, y al principio se nos recomienda jugar en una que equivaldría a normal supuestamente, pero esto no es así. Si decidimos jugar en la dificultad recomendada nos aburriremos al ver que ninguna misión o tarea nos supone un desafío, sino más bien un paseo por el campo. Por ello, recomendamos jugar tres o cuatro niveles por encima del recomendado, ya que a partir de ahí encontramos un aliciente y un desafío mayor, así como un atractivo extra a la hora de jugar a este título.

Un aspecto que tampoco ayuda mucho al citado en el párrafo anterior es la inteligencia artificial de los enemigos. Esta no brilla precisamente en ningún sentido, así que tampoco esperemos que nos pongan las cosas difíciles a menos que subáis la dificultad como anteriormente hemos indicado. El comportamiento de las unidades enemigas no está muy pulido, y nosotros seremos como un target fijado automáticamente para ellos, por lo tanto, tampoco esperéis poder esquivar muchos de los ataques que proyecten contra nosotros. Por ello, lo mejor que podemos hacer es ajustar el nivel de dificultad en el cual nos sintamos cómodos y nos divirtamos sin caer en la frustración.

Ya hemos comentado que la acción tiene lugar en la ciudad de Séul, pero nos gustaría ahondar un poco más en ella. La ciudad de Agents of Mayhem está muy bien recreada, construida y diseñada, y lo cierto es que hay un gran trabajo detrás de ella ya que esta se siente viva a pesar de que tampoco esté muy concurrida de actividad artificial, es decir, de personajes controlados por la inteligencia artificial. No obstante, siempre tenemos algo que hacer en la ciudad y el mapa de ella se llenará de iconos con misiones y tareas a realizar. El tránsito es bastante concurrido, por lo que obstaculizará  en cierta forma las persecuciones o carreras con vehículos. Además, se nos invita en todo momento a explorar todo el extenso mapeado para obtener coleccionables; entre los cuales encontramos cajas con botín, cristales para mejorar a nuestros personajes, entre otros objetivos secundarios. Y ya que hemos comentado el tema de los vehículos, decir que estos son una herramienta muy útil para desplazarnos por la ciudad, aunque también podemos ir a pie. Pero, a diferencia de Crackdown, no se nos hace tan fluido desplazarnos por los tejados o las calles, ni tan atractivo al no obtener esa sensación de recompensa que si ofrecía el título Ruffian Games con los orbes.

Como hemos dicho el título cuenta con un mapa, al cual accedemos desde el menú del propio juego. Sin embargo, hemos echado en falta la inclusión de un mini-mapa, ya que nos desplazamos por Séul un tanto sin rumbo y tampoco sabemos muy bien nuestra situación u orientación en cada momento.

En lo referente al apartado gráfico, Agents of Mayhem es un título tremendamente atractivo, y esto es debido a un diseño artístico soberbio acompañado de unos efectos de iluminación y visuales muy sobresalientes. Los diseños de los personajes también nos han gustado mucho, puesto que en cierta forma son el principio de la gran personalidad de la que están dotados. Otro aspecto que también nos ha encantado son las secuencias cinemáticas, las cuales están animadas con un estilo muy propio, utilizando un dibujo cartoon muy bonito y personal. Sin embargo, el título flaquea un tanto en rendimiento al oscilar en bastantes ocasiones entre los 30 y los 60 fps en casi todas sus versiones. Y por si fuera poco, también acarrea ciertos problemas de popping, aunque tampoco es que lastre la experiencia de juego sinceramente.

Por último, pero no menos importante. Tenemos el apartado sonoro, en el cual nos encontramos una banda sonora destacable con temas bastante cañeros, entre los cuales encontramos estilos como el rock o el electrónico. Por otra parte, nos ha sorprendido la decisión de no doblar el título al castellano. Este cuenta con voces en inglés, muy bien localizadas todo hay que decirlo, y subtítulos en castellano. El hecho de que no esté doblado dificulta un tanto seguir la historia que se nos cuenta o los diálogos que mantienen los personajes entre sí, ya que constantemente estamos enfrascados en frenéticos tiroteos o conduciendo.

Puntuación
Gráficos
85 %
Sonido
80 %
Jugabilidad
80 %
Duración
85 %
Compartir
Artículo anteriorRuiner, un shooter frenético aterrizará en Septiembre
Artículo siguienteWe Sing Pop trae de vuelta el karaoke a casa
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here