Sweary 65 cambia el terror por una aventura de investigación, en la cual Kinect es testigo presencial de todos los hechos.

d4

De una forma inesperada y sin anuncio previo, hizo aparición en el mercado D4: Dark Dreams Don´t Die, la última creación de Hidetaka Suehiro, más conocido como Sweary 65, director también de otras obras controvertidas como Deadly Premonition. Su último título, lanzado en formato digital, intenta sacar uso (de forma opcional) del dispositivo Kinect sin usar para nada el mando. Su precisión, y mucho más sobre este juego os esperan bajo estas líneas.

Lo primero que cabe reseñar de D4 es el formato episódico del que se compone el juego. A día de hoy sólo podremos jugar el prólogo y los dos primeros capítulos, que son sobre los que se centrará éste análisis. Todo pertenece a la primera temporada, por lo que podemos suponer que tienen en mente seguir continuando la aventura de una forma parecida a las series de televisión, con sucesivas temporadas, siempre que el juego tenga la aceptación suficiente. Exceptuando el prólogo, de una duración algo menor, tenemos dos episodios que nos pueden durar fácilmente 4 horas. Pese a no ser un juego extenso, siempre podremos rejugarlos para sacar todos los secretos escondidos en cada escenario.

d4 img1

Siguiendo un poco el tópico de película de detectives, nos deberemos poner en la piel de David, un ex-agente de narcóticos que decide dejar el cuerpo de policía para investigar por su cuenta el asesinato de su mujer. Para descubrir al culpable de dicho crimen, David cuenta con la ayuda de su fiel amigo del departamento de investigación, Forest Kaysen, y a una misteriosa mujer/gata llamada Amanda que rondará por la casa de nuestro protagonista. La única pista que tendremos en un principio serán las últimas palabras de su mujer antes de morir. “Busca a D” será el punto clave del juego y de nuestro detective, que empezará a buscar sospechosos cuyo nombre empiece por la letra citada. El baño de la casa de David será otro punto fundamental, ya que desde ese emplazamiento podremos “teletransportarnos” a zonas donde encontraremos alguna pista sobre el asesino, y será el lugar donde podremos reflexionar y, de cierta manera, hablar con nuestra difunta mujer. En D4, como en mucha de las obras niponas, se mezcla el mundo real con el de la ficción, de una forma que recrea una historia original, con muchos cambios de guión, a veces absurdos y a veces inexplicables.

Como tampoco podía ser de otra manera, prácticamente todos los personajes secundarios que nos rodean tienen una serie de particularidades y un carácter propio, ofreciendo situaciones de lo más variadas. Aparte de la chica/gata que hemos comentado en el párrafo anterior, mantendremos conversaciones con “azafatos” de avión con comportamientos extraños, fans de la moda actual, chicas con estado de nerviosismo llevado al límite y todo un sinfín de NPC´s muy diferenciados entre ellos. Como buen detective, nuestra obligación será dialogar con ellos para poder sonsacar la mayor información posible de nuestro caso, a la vez que logramos completar otros casos secundarios. Además de intentar seguir los pasos del asesino, David se verá envuelto en otros casos, como la “sangre real”, que de cierta manera se involucra en nuestra investigación y en la historia personal de los NPC´s. Los jugadores que no estén familiarizados con este estilo tan marcadamente japonés, puede que no acaben de verle la gracia al título debido precisamente a la cantidad de personajes con unos estereotipos llevados al límite.

d4 img6

D4 presentas unas mecánicas jugables de un corte bastante clásico dentro de los juegos de investigación. Aparte de los momentos de conversaciones e interrogatorios que ya hemos citado, nuestro deber será recolectar pistas por todo el escenario. Estas pistas también desbloquean otros coleccionables, como panfletos que podremos leer y curiosidades varias relacionadas con los sospechosos. Pese a que estas acciones no requieren habilidad del jugador, (simplemente pasar el cursor por delante de ellos) si que deberemos actuar con cabeza para ver qué objeto queremos investigar, ya que existirá un medidor de fuerza que irá bajando a medida que realicemos cualquier tipo de esfuerzo, ya sea abrir una puerta, moverse o hablar con los NPC´s. La energía que vayamos perdiendo la podremos recuperar tomando alimentos repartidos por los escenarios o comidas que podremos comprar a una gata que aparecerá en un punto concreto de la fase. Tenemos una segunda barra de energía, que contiene la “visión”. Esta habilidad nos permite, de forma temporal, hacer resaltar los objetos del escenario que son claves para resolver el misterio. Por supuesto esta acción es limitada, aunque también podremos rellenarla encontrando ítems que suban la barra específica, o de nuevo comprando a la misteriosa gata el correspondiente alimento. Por último, tendremos la barra de salud, que, evidentemente, irá descendiendo a medida que recibamos golpes o suframos algún ataque, pero que podremos aumentar con potenciadores específicos de esta barra.

El punto fuerte del título está altamente relacionado con el uso del sensor de movimiento Kinect. Gracias a él, podremos jugar a D4 sin necesidad de utilizar el mando en ningún momento. Incluso podremos jugar sentados, ya que solamente necesitaremos las manos para realizar todas las acciones que nos pida el título. Simulando el cursor, debemos mover nuestra mano para ir desplazando el icono por las diferentes pistas que se encuentran dispersas en el escenario. Al encontrar una, tenemos que cogerla, realizando la acción de cerrar la mano, o bien en algunas situaciones empujarla, simulando esa acción delante del dispositivo. Para desplazarnos por el escenario aparecerán unos símbolos con la marca de unos pies que deberemos agarrar para que David se mueva. Además de estos movimientos, existirán otros en los que tenemos que desplazar la mano hacia donde nos indiquen unas flechas con el fin de realizar dicha acción, bien sea abrir una puerta o un compartimento específico. Pese a esto, la autentica gracia de usar Kinect con D4 viene en las partes de acción. En forma de QTE, deberemos desplazar las manos de una forma más rápida y en el momento justo para superar estas secuencias preestablecidas. Además, en estos momentos también contaremos con otros movimientos que hacen del juego algo más ameno, como simular que bateamos, dar puñetazos o zarandear a nuestros rivales. Acciones fáciles de completar, pero que son muy divertidas y aportan un aire fresco a la aventura. Seguramente Kinect es el reclamo para adquirir el juego, ya que jugar con el mando hace de D4 una aventura bastante convencional, aunque el uso del dispositivo de movimiento puede que nos canse al tener que estar siempre con el brazo levantado y no responder tan rápido como podríamos actuar con el control tradicional.

d4 img5

Aunque las comparaciones nunca han sido buenas, es imposible no comparar D4 con otra aventura de detectives y que recurre también al formato episódico. Estamos hablando, como no, de The Wolf Among Us. Ambos comparten algo más que su estilo en forma de serie televisiva, ya que el acabado gráfico es bastante similar, incluso el protagonista contiene trazos muy parecidos. A través de un cell shading, no muy bien logrado, encontramos unos escenarios llenos de color, muy diferenciados y con detalles en cada rincón. Mientras que The Wolf Among Us se centra más en las decisiones de nuestros diálogos, en D4 nos centraremos más en la recolección de pistas, y pese a que los diálogos también serán fundamentales, no tendrán tanta presencia como en el juego de TellTale Games.

El apartado sonoro cumple con las expectativas del título. En los momentos de mayor intensidad la música será más importante, mientras que en las secuencias de investigación las pistas se entremezclarán con el resto de sonidos FX de los que cuenta el juego. Las voces, en inglés, estarán subtituladas a nuestro idioma, fundamental en este tipo de juegos donde no podremos perder un detalle de lo que dicen las personas interrogadas.

Conclusión

Se agradece que saquen (aunque sea a cuentagotas) juegos compatibles con Kinect, pero, pese a que el sensor de movimiento funciona bastante bien y detecta los movimientos de una forma precisa, nos quedamos con la sensación de que no aporta nada nuevo al género, encontrándonos con una aventura donde su mejor parte radica en los momentos de acción y no en los de investigación. La trama, aunque bien llevada, tampoco llega atrapar tanto como en otros juegos de corte episódica, y eso es fundamental para que el jugador quede enganchado y quiera seguir comprando posteriores capítulos.

Usuarios con cierto recelo de los juegos japoneses que se abstengan, ya que como citamos en el análisis, D4 contiene muchos clichés a las series niponas y sus personajes no se quedan atrás. Tampoco se sabe la duración del juego completo, lo que puede provocar cierta inseguridad al no saber si el título se alargara más de lo debido y si puede llegar a ser repetitivo. De momento, por lo visto en estos dos capítulos y el prólogo el juego promete brindarnos horas de situaciones extrañas y alocadas, pero aún es pronto para aventurar si D4 atrapará o su historia se convertirá en un mero guión para realizar movimientos con Kinect.

Gráficos: 7.0

Jugabilidad: 7.0

Sonido: 7.5

Duración: 6.0

Nota Final: 7.0

¡Comenta tus impresiones por nuestro foro!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here