Quien no arriesga no gana. Y parece ser que Bethesda ha arriesgado con un nuevo titulo que pretende innovar en el mundo de los shooters en primera persona (Frist Personal
Shooter – FPS). Sin embargo, arrisegar no siempre sale bien, y esto ha quedado claro con Brink un juego que en lineas generales podríamos clasificar tanto de decepcionate
como de impresionante. Aquí os dejamos el analisis.

Nada más empezar el juego veremos una pequeña introducción al mundo de Brink y a su historia. Siendo la historia en si una de las partes del juego que más llaman la
atención por su atractivo. Nos encontraremos en una ciudad flotante construida como una ciudad experimental en un principio, nuevos materiales, nuevas energias, nuevos
modos de vida… Una ciudad perfecta y autosuficiente llamada “El Ark“. Todo va bien en el Ark hasta que el calentamiento global empieza a producir efectos catastróficos
en la tierra, siendo el mas importante la subida del nivel de las aguas. Este hecho da lugar a la huida de miles de refugiados de las costas terrestres, refugiados que van
a parar al Ark. Pero aqui son tratados como escoria, viven en chabolas y se les usa como esclavos, sufren las consecuencias de la falta de agua y de las enfermedades, a la
vez que son ignorados por la “parte rica” del Ark. Los “visitantes“, como se conoce a los refugiados, intentan pacificamente que las cosas cambien, sin embargo, no lo
consiguen y pasan a la lucha armada. Es aqui donde se produce una lucha de clases entre el sector mas pobre y el sector mas rico, y en la cual nosotros tendremos que tomar
parte de uno de los dos bandos. El bando de seguridad (sector rico) que quiere utilizar los recursos para salvar el ark y que se mantenga a flote y el bando de la
resistencia (sector pobre) que quiere escapar del Ark para poder buscar lo que quede de la humanidad.

 

Tras presentarnos esto nos toca elegir bando, y una vez elegido, nos toca crearnos a nuestro personaje, siendo este punto con diferencia el más interesante del juego. Aqui
tendremos un número considerable de opciones para personalizar a nuestro personaje, las cuales podremos combiar, quitar, cambiarle el color… Un editor de lujo, con
millones de opciones, en el cual se irán desbloqueando nuevos objetos a medida que vayamos subiendo experiencia. Hasta aquí, todo perfecto.
Pero llego el momento de la verdad, llego el momento de jugar. Para empezar nos encontramos con unos controles por defecto un poco incomodos para lo que se suele estar
acustumbrado (se pueden cambiar y esto es un punto a su favor). Pero, realmente lo que llama la atención nada mas empezar es su calidad grafica. Brink posee un fantanstico
diseño artistico, unos escenarios relativante variados que consiguen ennvolverte en la lucha por el Ark (Aunque se echa en falta que sean mas interactivos), una gran
calidad de texturas en las armas, y un más que aceptable acabado grafico de los personajes y los cientos de trajes combinables que se pueden usar. No obstante, y a pesar
de lo dicho Brink es un juego que defrauda en cuanto a la calidad de los graficos se refiere, si Bethesda hubiese dedicado mas tiempo a pulir el sistema de contrastes asi
como el de texturas la experiencia grafica seria notablemente mejor. Graficiamente esta a un buen nivel, pero no alcanza la calidad de otros titulos. Desde el punto de
vista sonoro el juego cumple perfectamente, una gran calidad tanto de las voces como de los sonidos en el juego y la banda sonora para ambos bandos. Es de agradecer a
Bethesda que el juego se encuentre completamente traducido al castellano.

 

Pasando a comentar su jugabilidad nos encontramos con lo mismo, una buena idea que no llega a ser bien realizada, SMART. SMART es el sistema que utiliza Brink para
realizar movimientos de Parkour que serán sumamente importantes durante la partida. Eso es la teoria, en la practica SMART es casi inapreciable. La única manera de
explotar sus posibilidades es escogiendo una constitucion (en apariencia) de tipo agil para poder dar dos o tres saltos mas de lo normal; pero aun asi no destaca por su
uso durante las partidas. SMART podría a ver dado mucho de si, pero acaba siendo una simple herramienta recurrente de salto y de desliz por el suelo. Por otro lado, nos
encontramos con un gran abanico de personalización de armas y habilidades, las cuales si que cobrarán impotancia en el juego; pudiendo desbloquear nuevas armas según vayamos subiendo de nivel, conseguir nuevos accesorios si completamos ciertas misiones y comprar nuevas habilidades si tenemos suficientes creditos (que también se ganan al subir del nivel). Del mismo modo en Brink podemos encontrar las clases, que podremos elegir y potenciar casi en cualquier momento del juego, soldado, medico, espia e
ingeniero. Siendo cada una de estas clases necesaria para cumplir los distintos tipos de objetivos que nos encontraremos, y estando orientadas al estilo de juego de cada
jugador. Si se profundiza en los objetivos realmente no hay nada nuevo, escoltar al rehén, detonar carga, un “tomar la bandera” camuflado… y es precisamente por la falta
de originalidad, en estos objetivos, la culpable de que el juego acabe pareciendo repetitivo. Referente al resto de la jugabilidad no se desmarca de ninguún otro FPS del
mercado, apuntar y disparar.

 

 

Por último, no se puede dejar de comentar sus modos de juego; campaña, partida libre y retos. Empezando por detrás, los retos son pequeñas misiones que debemos completar
para conseguir nuevos objetos. El modo partida libre quizás sea el que mas se asemeje a un modo multijugador; en este modo puedes unirte y crear una partida con las
características que tu elijas. El modo campaña es realmente donde reside la “miga” de Brink, pero no en jugarla, sino en jugarla acompañado. Toda la campaña se podrá jugar
solo o acompañado de varios amigos (siendo esta última opción la mas recomendada), estos amigos podrán ayudarte a cumplir tus objetivos o luchar contra ti. Aunque con o
sin amigos, la campaña se antoja muy muy corta, y la buena idea del argumento se queda en nada, aunque nos depara alguna sorpresa. Un punto a su favor y a la vez en contra
es que en una partida siempre habrá el mismo número de jugadores (16), y los que no sean jugadores de la comunidad de Xbox Live (Los cuales se podrán unir a partidas ya
empezadas) serán sustituidos por bots. ¿Qué tiene eso en contra? La dificultad de los bots, que llega a ser hasta frustrante, pues en el nivel de dificultad mas alto es
practicamente imposible hacer nada a no ser que el team completo sea de jugadores no-bots.

LO MEJOR:
– El diseño artístico
– La personalizacion de armas y personajes.
– Jugarlo multijugador con amigos
– Totalmente doblado al castellano
– La misma historia con dos puntos de vista diferentes

LO PEOR:
– La falta de una campaña solida
– Poco variado en cuanto modos de juego y objetivos
– Repetitivo
– Frustrante (vs. bots)

 

CONCLUSIONES:

Una buena idea, con un argumento muy bueno que no han sabido explotar en su modo campaña, un diseño artistico sublime que tampoco han conseguido plasmar en el acabado
grafico y una jugabilidad arriesgada combinando Parkour (Con poco protagonismo) y shooter. Desgraciadamente el juego se queda corto y acaba siendo repetitivo. Si Bethesda
hubiese trabajado mas para pulir algunos puntos estariamos ante una obra maestra que se podria convertir en referente del genero, sin embargo se queda en un simple
“Esperaremos a que baje de precio”.

 

 

Nota final:

7,7

Dejar respuesta