Nada más escuchar el nombre de Bodycount, más de uno se preguntará de qué trata el videojuego. Bajo este nombre tan poco usual se encuentra el nuevo proyecto del creador de Black, el mismo título que salió a la venta hace unos años para Playstation 2, y que después hizo lo mismo en Xbox. Ahora, incluso, podemos disfrutarlo mediante Xbox Live, pero lo que de verdad estamos deseando saber es si este Bodycount estará a la altura de su primer videojuego estrella.

La idea original no se ha modificado mucho. Bodycount sigue siendo un videojuego parecido a Black, ¿Es por ello que su autor quiere repetir éxito? Ante nosotros tenemos un nuevo título de acción en primera persona que nos llevará por diversos parajes del planeta. Todo ello, claro está, mientras disparamos a todo lo que se mueva, provoquemos destrucción a nuestro paso, y por el camino vayamos cumpliendo misiones. Lo más interesante es que ahora estamos a las ordenes de una empresa con intenciones un poco dudosas.

En el modo historia del juego nos pondremos a los mandos de un agente especial contratado por la agencia Network que se encargará de poner fin a uno de los conflictos bélicos más famosos. Esto incluirá meternos solos en una de las guerras que hay en el mundo, por lo que la acción está servida. Sin embargo, en nuestro camino de destrucción nos encontraremos con una nueva compañía denominada Target, la cual está siendo la encargada de ayudar a los malos del juego. ¿Seremos capaces de terminar con esta vorágine de caos?


Por supuesto, en nuestro camino no faltarán armas, explosiones, explosivos y un montón de accesorios que nos ayudarán a devolver la paz al planeta. Tened claro que todo nos hará falta, así que os recomendamos que os enfundéis en un buen chaleco antibalas, porque este va a ser uno de los viajes de vuestra vida.
Si dijéramos que la calidad gráfica de Bodycount es de lo mejorcito de la consola, seguro que estaríamos mintiendo, pero también hay que pensar que el juego no se ha hecho con el fin de mostrarnos algo parecido a una película de acción, sino más bien para divertirnos sin contemplaciones.

El motor gráfico utilizado, EGO Engine, no es ninguna maravilla técnica, pero sí da unos muy buenos resultados en cuanto a jugabilidad se refiere. Esto quiere decir que, aunque los personajes no serán totalmente reales, si que podremos hacer otras cosas, como tirarlos por los aires. Los escenarios, por ejemplo, son destruibles en gran parte, por lo que más de una vez nos veremos en un aprieto.
Tal y como ya vimos en el anterior proyecto de Stuart Black, uno de los fuertes de este tipo de juegos no es que tengamos un montón de acción, sino que además la encontraremos de forma muy variada, con varios puntos que recordaremos para la posteridad. No se trata de mostrar la mejor calidad técnica o de enseñar unos modelados muy reales, sino que Bodycount apuesta sobre todo por la diversión.


En cuanto a pegas, aparte de algunos errorcillos básicos, como paredes que parecen no existir, también he encontrado fallos en la física. Por ejemplo, ha habido casos en los que disparábamos al hombro de uno de los enemigos, y el sistema nos informaba de que le habíamos dado en la cabeza. Son fallos sin apenas importancia, pero ahí están.

En definitiva, el aspecto gráfico de Bodycount no es nada del otro mundo, pero si lo suficiente para divertirnos sin mayores pretensiones que las de encontrar un producto notable con una jugabilidad a prueba de balas. La calidad roza a un buen nivel, aunque no lo suficiente para comparar los gráficos con los de otros videojuegos.

Uno de los aspectos en los que más destaca Bodycount es en el apartado sonoro. Aunque para analizarlo, primero hay que tener en cuenta que lo que mas abunda en cuanto a sonido se refiere son voces (Con un perfecto y espectacular doblaje al Castellano) y efectos sonoros, tales como sonidos de disparos, ametralladores, y gritos variados.

El juego contiene muy poquitas pistas musicales, por lo que no esperéis melodías pegadizas ni grandísimas y espeluznantes canciones, lo poco que hay se amolda perfectamente al resultado que se quiere obtener, que es el de dar un poco de emoción a la situación que estamos viviendo.
Sin dudarlo ni un momento, el apartado sonoro del videojuego es bastante notable, ya que siempre estaremos escuchando algo, con una calidad bastante buena. No le perdáis ojo, ya que el calidad sonora es algo que os gustará bastante si le prestáis atención.

Para comprobar si realmente Bodycount es una buena compra, nos tenemos que fijar en su jugabilidad. El título es un videojuego hecho para divertir, tal y como ya he dicho antes, por lo que su planteamiento gira sobre todo en torno a ofrecernos una buena experiencia que nos haga querer más y más acción. Y en este apartado, el DVD cumple de sobra.
Desde el principio hasta el final, en Bodycount encontraremos muchísima acción, tiros por doquier y diversión sin igual. Los enemigos nos asaltarán a cada paso, por lo que tendremos que saber salir airosos de cada situación. Para ello, contaremos con un buen esquema de controles que pocas veces harán que nos confundamos. Cada tecla ha sido puesta de manera correcta, sin apenas cambios respecto a otros videojuegos del mismo género. Además, el mando responde correctamente a todas y cada una de nuestras acciones, por lo que es un punto muy a favor del juego.

También hay que tener en cuenta que todo el modo historia (Que en realidad no sigue una historia, dicho sea de paso) se dividirá en diferentes escenarios, que a su vez han sido divididos en diferentes fases, sin que por ello resulte monótono. Eso si, más de una vez estaremos un poco descolocados al comprobar que, de una zona, hemos pasado a otra completamente distinta. Aunque para informarnos tenemos las pantallas de preparación, las cuales están antes de cada misión.
Por otra parte, el juego tiene varios modos de dificultad: Fácil, Medio, y Difícil. Todos y cada uno de ellos han sido bien colocados, ya que jugarlos supone enfrentarnos a un nivel de dificultad completamente diferente a los anteriores. De hecho, si jugamos el nivel más alto, nos encontraremos con un videojuego que supone un reto, pero que podremos terminar si estamos atentos y somos tácticos con nuestro personaje.

La jugabilidad de Bodycount podría definirse con una palabra: Diversión, puesto que eso es lo que nos ofrece, parándose apenas unos momentos en otros aspectos menos importantes. Desde luego, otra cosa no vais a encontrar.
Lo cierto es que Bodycount no cuenta con demasiado extras. Parece ser que el juego ha sido programado on el fin de ofrecernos, casi en exclusiva, un modo historia que jugar de principio a fin, con las mayores puntuaciones posibles, y pasandonoslo bien en su planteamiento.
Sin embargo, hay una pequeña excepción que podría incluir dentro del apartado de extra. Se trata, sin ir más lejos, del definido como Modo Bodycount, una opción de juego que nos permitirá volver a rejugar las misiones que ya estén completas en el modo principal.
El objetivo en estas misiones, aparte de volver a divertirnos de una forma mucho más libre, es el de aumentar nuestra puntuación de cada fase. Es decir, se nos da la oportunidad de volver a jugar las misiones, pero esta vez centrándonos más en la cantidad de puntos que obtenemos, en vez de cumplir los objetivos (Aunque este modo tampoco nos exime de ello).

Por lo demás, no hay ningún modo adicional que nos invite a rejugar el título, a excepción, claro está, de los logros  disponibles y los niveles de dificultad.
Definitivamente, el apartado de extras se queda bastante corto, por lo nos veremos abocados casi directamente al modo multijugador, del cual se puede sacar bastante más tiempo de juego.
Como ya os habréis dado cuenta, el Modo Multijugador nos permitirá pegar algunos tiros online, con nuestros amigos, o con otros usuarios en una especie de matchmaking.

En el Modo Multijugador de Bodycount contaremos con varios tipos de partidas: Partida a Muerte, Partida a Muerte en Equipos,Cooperativo y Partida Privada.Tras seleccionar uno de los modos disponibles, podremos unirnos a una partida rápida que el sistema se encargará de localizar, y a la que conectaremos de forma normalmente rápida. Una vez en la sala de espera, el sistema también nos asignará de forma automática a uno de los equipos disponibles, y solo tendremos que esperar para comenzar la partida. Incluso podemos invitar a algunos de nuestros contactos para que juegue con o contra nosotros.
El Modo Multijugador de Bodycount no guarda muchos más secretos, aparte de que tendremos que ser unos jugadores muy hábiles si queremos salir de una pieza de cada partida.

 

Gráficos  7

Jugabilidad  7

Sonido  7.5

Multijugador  6.5


 

Conclusión

Bodycount es un juego de acción en primera persona que se basa en avanzar y arrasar con todo lo que se cruce en nuestro camino por una serie de misiones sin apenas un hilo argumental entre sí. Y la verdad es que no lo necesita, ya que cumple con creces su cometido, que es el de entretener.Si jugasteis al anterior proyecto de uno de los responsables de este juego, ya sabréis más o menos por donde van los tiros, nunca mejor dicho. Casi todo el escenario es destruible, lo cual hará que, junto a otros factores, el título se convierta en una propuesta bastante original. También tiene una pequeña cantidad de fallos, pero eso no quita que sea un buen juego que pueda ser disfrutado por todos aquellos que puedan echarle el guante.Lamentablemente, la vida útil de Bodycount no es todo lo larga que me hubiera gustado y, tras completar el modo historia, solo nos quedará la posibilidad re-jugar las misiones y el Modo Multijugador.Si buscáis un buen título de acción en primera persona, Bodycount es un videojuego que os servirá de sobra. Su planteamiento es original y destila acción por todos los costados, así que será una buena opción en vuestra próxima compra. La historia no es muy buena, pero tiene varios componentes que lo hacen un videojuego notable.

NOTA  7