“…Invasión en el mar. Venganza en la tierra. Dirige a tus tropas en la tierra y a tu flota en el mar para desatar la guerra contra una fuerza alienígena desconocida. Esta es tu flota. Estas son tus fuerzas armadas. Esta es tu lucha. Defiende los océanos en batallas de barco contra barco, bombardeos e identificación de enemigos por radar. Combate en las costas contra los alienígenas en este shooter de acción en primera persona. Vuela a tus enemigos fuera del agua con armas mejorables y de última generación….”

Todos sabemos lo que ocurre cuando oimos que se estrena un videojuego basado en una pelicula, normalmente el fracaso y las ganas de vender, más que agradar al usuario,  cogidos de la mano. Double Helix ha conseguido con una licencia de pelicula una mezcla de los más inusual a la vez que difícil….combinar un shooter en primera persona con hundir la flota.Para ser realistas las expectativas sobre un videojuego basado en la película Battleship no eran demasiado altas,aunque en esta ocasión Double Helix conoce bien el género FPS, y además ha tomado prestadas algunas ideas buenas del juego de mesa para conseguir un producto que aprueba pero no termina de convencer.

Dado que estamos ante el mismo guión americano de siempre no espereis ideas megabrillantes en el juego…..la misma vieja historia que hemos escuchado tantas veces. Unos extraterrestres muy feos aterrizan en la Tierra con la intención de apoderarse de todos los recursos del planeta, por supuesto despertando la ira de la humanidad. El jugador asume el papel de un marine que, por casualidad, se convierte en el hombre clave del conflicto. Con un poco de habilidad táctica y un mucho de gatillo fácil, habrá que devolver a los aliens a su planeta lo antes posible.

En otras palabras, después del primer minuto de juego, aquí no hay ninguna sorpresa: coges un arma de fuego y te dejan un puñado de granadas. Todo tiene lugar en Hawaii, un escenario que le ha dado muchas posibilidades a los desarrolladores para ofrecer algunos entornos asombrosamente coloridos. Dado que los alienígenas han bloqueado todas las comunicaciones entre sus distintas islas, el estudio ha encontrado la excusa perfecta para llevar al jugador por una trama lineal.En un rato estás liado a tiros con los aliens y saltando sus posiciones estratégicas por los aires, mientras te va informando una ávida comandante femenina. Sin embargo, lo más interesante llega cuando consigues acceder a una tarjeta electrónica que te permite controlar las naves de forma remota.

Con unos pocos y sencillos movimientos LB, se puede dirigir el derribo de naves enemigas o instalaciones. Es decir, la estrategia comienza a repetirse en todos los aspectos del juego. Por lo tanto, en cada isla hay que capturar las posiciones clave y, con un poco de ingenio, conquistar las naves enemigas. Si lo haces bien, irás consiguiendo algunos bonus como bombardeos extra y otros recursos para modificar tus naves y te facilitarán el combate.

Con la conquista de las naves alienígenas se obtienen objetos que luego se emplean para reforzar los barcos de tu flota, haciéndolos más rápidos o con mayor potencia de fuego. Algunos elementos de bonificación permiten tomar el control de los cañones de forma manual, para aplastar a los enemigos en unos segundos.
Las ideas se han adaptado perfectamente tanto desde la peli como desde el juego de mesa, con una organización realmente conseguida y aportando una especia ciertamente interesante a la receta típica de los FPS. Por desgracia, hay otros aspectos no tan positivos.El problema no se debe tanto al tema visual, que es lo que a la mayoría de los usuarios les preocupa cada vez que ven salir un nuevo título. A pesar de que es evidente que Double Helix no dispuso de mucho tiempo para terminar este juego licenciado, el paisaje de Hawaii sabe presentar una alternativa más colorista respecto al estilo habitual del género.

Los problemas llegan cuando las cosas se ponen en marcha. La visualización de las tasas de fotogramas es lenta e irregular casi constantemente, tanto que a menudo no sabes a quién estas disparando. Estos problemas parecen resolverse en los niveles más avanzados, siempre que se mantenga el número de enemigos en pantalla.
Los oponentes tampoco son muy inteligentes. Para venir de un mundo lejano donde han sido capaces de desarrollar naves espaciales y armas láser, no se aclaran en el campo de batalla. En lugar de eso, suelen limitarse a esconderse detrás de las cajas y asomar de vez en cuando la cabeza en plan macetas.

Conclusión

Battleship tiene el sabor amargo de los juegos de licencia desde la primera vez que lo pones, pero hay que elogiar a Double Helix por haber conseguido un juego como este pese a todas las limitaciones. Si puedes levantar la mano con los problemas técnicos y la simplona IA, y si no te intimidan los títulos con ambiciones modestas, podrías pasar unas horas bastante divertidas con este juego de ciencia ficción y una capa de estrategia.

 Gráficos: 6

Jugabilidad: 6

Sonido: 6

Duración: 5

Nota Final: 6

LEE LOS COMENTARIOS SOBRE ESTE ANALISIS EN EL FORO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here