Si queremos quemar rueda, destrozar amortiguadores y reventar embragues, Baja: Edge of Control HD nos propone todo eso sin salir de nuestra habitación.

¿Alguna vez habéis tenido la experiencia de encontraros con algo o alguien que ya no esperabais volver a ver en la vida? Pues es una sensación parecida a la que ocurre con BAJA: Edge of Control HD, que vuelve a la carga después de 9 años y sin motivo aparente. Es cierto que encontramos una versión en alta definición, y con una serie de mejoras palpables respecto a  la entrega original del 2008, aunque veremos si THQ Nordic, 2XL Games y con la distribución en nuestro país de BadLand Games consiguen que el título consiga engancharnos y ofrecernos horas de diversión solos o en buena compañía.

Una longeva tradición mexicana

BAJA: Edge of Control HD se trata, como bien podéis ver en las imágenes, de un juego de conducción basado en vehículos off-road, de lo más variopintos, de gran cilindrada y con una suspensión apta para soportar los grandes obstáculos y baches que encontraremos en sus trazados. Las carreras de BAJA no son inventadas para la ocasión, sino que se debe a un campeonato que perdura desde hace décadas y que tiene lugar en la península de Baja California, México. Como si de un París-Dakar se tratase, (salvando las distancias), los pilotos se dividen en diferentes categorías, dependiendo del tipo de vehículo que usen para atravesar parajes de lo más desérticos, plagados de peligros y sobresaltos. Sin duda, en este compendio de carreras, cabe destacar la Baja 1000, que debe su nombre a las 1000 millas que los locos participantes atraviesan desde la Ensenada hasta La Paz. Esta última carrera, como dato de interés, la encontraremos en BAJA: Edge of Control HD de manera más reducida, durando “solo” entre 3 o 4 horas en vez de las 27 de la prueba original.

Los parajes que contemplaremos serán muy parecidos entre sí. Es lo que tiene el desierto.

Todo lo que sube…BAJA.

El plato principal de BAJA: Edge of Control HD es su modo Carrera Profesional, donde disputaremos distintos eventos y según la experiencia que vayamos adquiriendo iremos desbloqueando nuevos coches y categorías. Aunque al principio solamente podremos pilotar un Baja Bug (una especie de Volkswagen Beetle todoterreno), a medida que avancemos nos encontraremos con nuevos vehículos como mini-camiones, buggies con ruedas abiertas, 4×4 y otra serie de bestias modificadas para hacer el cabra entre las dunas.

Es muy interesante la variedad de modalidades que podemos encontrar aquí, y que os enunciamos a continuación:

*Para empezar, tendremos la modalidad Carrera. No tiene mucho misterio, y consistirá en recorrer un circuito un numero de vueltas estipuladas antes de la prueba.

*Carreras de Rally, como bien podréis imaginar, nos obligará a batir el mejor tiempo posible si queremos optar por el oro. Como curiosidad, y de la misma forma que ocurre en la prueba real, habrá corriendo en el mismo tramo distintas clases de vehículos. No competirán directamente contra nosotros (cada categoría tiene asignados su tiempo a vencer) pero gracias a este pequeño detalle no tendremos la sensación de estar realizando el recorrido solos, y puede suponer un problema si queremos adelantar en carreteras estrechas.

*Otra de las pruebas que más me han gustado ha sido la Escalada, donde tendremos que subir lo más rápido posible una ladera de lo más empinada. Todo lo que sube tiene que bajar, y casi que tendremos que tener más cuidado con el descenso que de la propia subida si no queremos que nuestro vehículo comience a dar vueltas de campana montaña abajo.

*Clase abierta puede que sea la prueba más “arcade” ya que en esta ocasión sí que competirán vehículos de diferentes categorías. Para contrarrestar la ventaja que algunos coches puedan tener, las clases menores saldrán antes que las altas, haciendo de las carreras algo proporcionado y equitativo.

*Por último tenemos a la joya de la corona, a la resistencia pura y dura que nos mantendrá pegados al televisor durante horas (literalmente). Se trata de Baja 1000, la recreación de la prueba con una duración que supera las 3 horas (aunque habrá circuitos menores de 1 o 2 horas). Sólo para los más valientes o los que quieran experimentar en sus propias carnes la sensación de estar conduciendo un buen espacio de tiempo.

Podremos mejorar nuestros vehículos para subir sus estadísiticas de aceleración, agarre, manejo…

Precaución, amigo conductor…la duna es peligrosa

Habrá un modo arcade y un modo simulador, que difieren poco salvo en los daños y el control de los vehículos. Mientras que en arcade difícilmente tendremos que para por boxes a arreglar el vehículo, en el modo simulador sí que tendremos que tener más cuidado si no queremos ver nuestro coche entrando al desguace. Es curioso el planteamiento de reparación de coches en el modo Rally o Baja 1000: al ser trazados sin una parada en boxes concreta, tendremos que llamar a un helicóptero que anda deambulando por los aires. Una vez realizada la llamada de socorro, tendremos que esperar o acercarnos al helicóptero para que empiecen los arreglos pertinentes. Mejor no podía haberse planteado.

Los surcos de la carretera variarán dependiendo si alguien pasa por ahí. Buen detalle.

BAJA sufre bajón con los gráficos

Puede que en BAJA: Edge of Control HD provenga de hace mucho tiempo, pero eso no es excusa para presentar un apartado gráfico bastante pobre. Es cierto que existen mejoras visuales, (y eso lo podéis comprobar en el vídeo comparativo justo debajo del análisis) pero no son suficientes para competir con los juegos de conducción que tenemos disponibles a día de hoy. Sin ir más lejos, cualquier entrega de Forza Horizon da mil vueltas en el aspecto “off-road” al juego que estamos analizando, tanto a nivel de vehículos, comportamiento, como diversidad de parajes. No es que en BAJA: Edge of Control HD tengamos únicamente desiertos, también habrá zonas más fértiles y con vegetación (incluso alguna que otra montaña rusa) pero tan genérico que con las horas veremos todo igual y nos dará sensación de repetitivo.

Con los vehículos pasa tres cuartos de lo mismo. Gráficos, texturas y contornos muy simples. Me sorprendió que al menos al recibir un golpe partes del chasis volaran por los aires. El control también sufre el paso del tiempo, y frenar será como parar nuestro vehículo en seco, con un manejo de nuestro coche algo artificial. Al menos en algunas pruebas vemos algo relevante, como ocurre en el caso de Escalada, donde a veces tendremos que bajar una marcha si queremos superar la pendiente, o si activamos el modo simulación, dependiendo de la parte averiada el comportamiento del coche será diferente. Menciones especial a las “trampas”. Estamos en México, aquí nadie nos ve y nuestra meta es ganar, así que atajar en una curva no será mal visto por ningún espectador.

Esa montaña rusa…deja mucho que desear. Ahí no me monto.

Travesía por el desierto en buena compañía.

Eso sí, ojito con lo que hagáis en su modo multijugador, sobre todo en su vertiente cooperativa local. Con la pantalla dividida en cuatro, las risas, piques y momentos de tensión atravesando los desérticos parajes puede ser toda una gozada. Eso sí, el título se resiente y veremos cómo se ralentiza (obviamente), e incluso perdemos nivel de detalle. Lástima su multijugador online, hasta la fecha (y eso que lo jugué tanto en PC como en Xbox One) he podido jugar partidas online contadas con los dedos de una mano. Se hace muy difícil encontrar a gente con la misma predisposición de divertirse con el título, y espero que con el juego ya más instalado en los hogares la vertiente cambie.

¡Órale con la música, compadre!

Vamos a tener un final feliz del análisis gracias a su apartado sonoro. Para empezar, las voces están en español y los textos también, y con un resultado más que decente. Tendremos canciones que tocan sobre todo el heavy metal, hardcore y todo lo relacionado con la vertiente “sucia” o underground del rock, como no podía ser de otra manera. Me ha chocado que en los menús haya cambio radical en su registro, ofreciendo rancheras mexicanas (o al menos algo parecido) para quitar tensión al momento cumbre que son las carreras. Los vehículos…digamos que cumplen. Algunos suenan más realistas y otros parecen una batidora, pero mantienen unos valores aceptables de producción.

Puntuación
Nota final
55 %
Compartir
Artículo anteriorOkami HD ya tiene fecha oficial de salida y precio oficial
Artículo siguienteLa Tierra Media: Sombras de Guerra y su sistema de emboscadas
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

1 Comentario

  1. ESTE JUEGO NO ES PARA NIÑOS RATAS, es solo ara los amantes del off road como paises de EUA, Mexico y Australia, no me sorprende que le den esa calificacion tan baja ya que TU si TU es que lo califico nunca has tenido la dicha de VIVIR EN CARNE PROPIA UNA CARRERA DE ESAS O SUBIRTE A UN VEHICULO PARA QUE SUENTAS REALMENTE COMO ES, y para ser un juego remasterizado no le podemos perdir mas, MUY BIEN POR THQ NORDIC POR SACARLO EN NEXT GEN, este juego solo es de dioses y muy pocos lo disfrutaran 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here